Variedades

Cómo reducir el riesgo de derrame cerebral


— —

ESTIMADO DR. HILLER: Soy una mujer de 65 ańos todavía muy activa;
y aunque he estado fumando durante mucho tiempo tengo buena;
salud. Recientemente dos amigas mías han quedado discapacitadas;
a causa de derrames cerebrales, y quisiera saber si hay algo que;
pueda prevenir el derrame cerebral.;


ESTIMADO LECTOR: Cerca de un 20% de los derrames cerebrales;
tienen un desenlace fatal. Aquellos que sobreviven quizás pueden;
recuperarse totalmente o quedar con alguna discapacidad;
permanente.;


Los derrames son causados por la irrupción de una hemorragia en;
parte del cerebro. Aproximadamente un 80% de los derrames suceden;
cuando un coágulo obstruye un vaso sanguíneo. Estos coágulos;
quizás se acumulen en dicho lugar y lo bloqueen (trombo), o puede;
que se formen en cualquier lugar y sean llevado al cerebro a;
través de la circulación sanguínea (émbolo). La menos común de;
las hemorragias cerebrales tiene lugar cuando los vasos;
sanguíneos estallan.;


LOS RIESGOS;


El riesgo de derrame cerebral aumenta con la edad, duplicándose;
cada diez ańos tras cumplir los 55. Fumar puede también aumentar;
el riesgo de padecerlo así que si usted es un fumador habitual;
disminuya el riesgo, dejar de fumar debe ser su prioridad.;


Un manual para la prevención del primer derrame cerebral apareció;
en el número del 24 al 31 de Marzo de 1999, de la publicación;
"Journal of the American Medical Association (JAMA). Elaborado;
por la Asociación Nacional contra el Derrame Cerebral (ANDC), el;
manual reseńaba 10 factores de riesgo.;


1. La prensión sanguínea: El más común de los factores;
suceptibles de modificación del derrame cerebral es una presión;
sanguínea demasiado elevada (hipertensión). Una disminución de;
la presión sanguínea diastólica (la segunda cifra que aparece en;
las medidas de la presión circulatoria) de hasta cinco o seis;
puntos pueden disminuir significativamente el riesgo.;


2. Los ataques al corazón: Conocidos técnicamente como infartos;
de miocardio (IM), los ataques al corazón incrementan el riesgo;
de un posterior derrame cerebral, especialmente durante el primer;
mes. El anticoagulante Uarfarina para aquellos que padezcan este;
factor de riesgo adicional.;


3. Los niveles de colesterol en la sangre: Los cambios en la;
dieta alimenticia combinados con la práctica de algún ejercicio;
físico tal vez reduzcan a niveles más bajos el colesterol, pero;
si no es así, una medicación adecuada es muy recomendable. Unos;
niveles altos de colesterol mezclados con un historial de ataques;
al corazón es especialmente peligroso. Hay sustancias que;
mantienen bajos los niveles de colesterol que también combaten;
los derrames independientemente y disminuyen el riesgo de derrame;
cerebral tras un infarto incluso en enfermos con niveles de;
colesterol normales.;


4. Fibrilación Auricular (FA): Este ritmo cardíaco irregular se;
caracteriza por golpear con suma rapidez las cámaras superiores;
del corazón. Los coágulos pueden formarse dentro de la aurícula;
y viajar hasta el cerebro, causando un derrame. El anticoagulante;
Uarfarina, o en menor medida las aspirinas, reducen el riesgo de;
formación de coágulos y de derrames cerebrales en enfermos que;
padezcan la FA. (El Uafarina es aconsejable para aquellas;
personas con factores de riesgo adicionales, tales como;
hipertensión o diábetes, mientras que la aspirina debe ser usada;
para enfermos propensos a tener fiebre).;


5. Diábetes: La influencia de la diábetes mellito en cuanto a los;
factores de riesgo del derrame cerebral es polifacética. La;
enfermedad parece que estimula la arteriosclerosis;
(endurecimiento de las arterias), lo que acaba disminuyendo la;
capacidad y la facilidad del flujo sanguíneo para incrementar el;
riesgo de derrame cerebral. Aunque no hay ninguna prueba;
definitiva de que un estricto control del azúcar en la sangre;
reduzca el riesgo de derrame cerebral, está claro que un control;
riguroso es muy importante para disminuir otras complicaciones;
diabéticas, tales como las disfunciones de los ojos y del rińón;
y del sistema nervioso.;


6. La enfermedad de las arterias carótidas. Las arterias;
carótidas parten del cuello e irrigan sangre al cerebro, y el;
riesgo de derrame puede aumentar cuando dichas arterias se;
estrechan debido a la arteriosclerosis. En enfermos cuyas;
arterias carótidas se hayan estrechado del 60 al 99%, la cirugía;
puede ser muy recomendable para ensancharlas. Algunos;
medicamentos que previenen la formación de coágulos también son;
muy recomendables para algunos enfermos.;


7. El tabaco: Fumar está asociado con varios factores de riesgo;
de derrame cerebral, tales como una gran propensión a la;
enfermedad de las carótidas, un aumento de la coagulación;
sanguínea así como de la presión sanguínea. El riesgo de derrame;
cerebral aumenta en proporción a la cantidad de nicotina;
consumida siendo el doble tanto en los fumadores empedernidos;
como en los que fuman menos. Algunos estudios han demostrado que;
la mayoría de los riesgos ańadidos pueden desaparecer o disminuir;
en un período de tiempo que va desde los dos a los cinco ańos;
tras haber dejado de fumar.;


;
8. El consumo de alcohol: El impacto del alcohol sobre el riesgo;
de derrame cerebral es variable. Mientras se mantiene un consumo;
moderado (una copa al día para las mujeres y dos para los;
hombres) quizás proporcione cierta protección contra el derrame,;
tomar mucho alcohol aumenta el riesgo de derrame cerebral y de;
otras enfermedades. Para evitar sus serias consecuencias, no beba;
alcohol mientras esté tomando algún tipo de medicamento sin;
previa autorización de su médico o farmacéutico.;


9. La actividad física: El ejercicio físico con regularidad;
dentro de unos límites normales es muy saludable para el corazón,;
e incluso alguna actividad de pequeńa a moderada intensidad;
quizás tenga un impacto muy significativo. Hacer ejercicio reduce;
el riesgo de derrame cerebral, disminuye los niveles altos de;
colesterol, la hipertensión y la obesidad.;


10. La dieta: Una dieta calórica adecuada rica en frutas y;
vegetales, y sin exceso de sal ni de grasas saturadas puede;
ayudar a disminuir el riesgo de derrame cerebral y de;
enfermedades cardiovasculares. Una investigación médica durante;
la cual se hizo un seguimiento a 832 hombres durante 20 ańos;
reveló que el riesgo de derrame disminuyó en un 20% en aquellos;
que comían frutas y vegetales tres veces al día. Hay pruebas;
indirectas que sugieren que las deficiencias de ácido fólico y;
de vitaminas B6 y B 12 pueden aumentar el riesgo de derrame, por;
lo que parece prudente sustituir esos nutrientes si dichas;
deficiencias son detectadas.;


Para disminuir el riesgo de derrame cerebral, primero debe;
identificar sus propios factores de riesgo y luego, recibir;
atención médica y cambiar sus hábitos, modificándolos en lo que;
le sea posible. Elegir el modo adecuado para disminuir el riesgo;
puede ser algo complicado. Por ejemplo, ciertas medidas para;
prevenir los coágulos pueden estar relacionadas con el aumento;
del riesgo de hemorragias.;


Si usted sufre un derrame cerebral, una rápida y adecuada;
asistencia puede ayudarle a obtener el mejor de los resultados.;
Por eso una atención médica inmediata es crucial cuando alguien;
súbitamente empieza a mostrar estos síntomas:;


- Trastornos en la visión o en el habla.;


- Trastornos mentales tales como confusión, falta de sueńo,;
pérdidas de memoria o pérdidas de conciencia.;


- Fuertes jaquecas.;


- Rigidez, flacidez o parálisis en la cara, brazos o piernas.;


- Inestabilidad y mareos.;


- Convulsiones.;


- Problemas al tragar, al andar o de coordinación.;


Si dichos síntomas persisten al cabo de unos minutos, deben ser;
tomados como una clara advertencia de que va a sufrir un grave;
derrame cerebral. Y por consiguiente debe tomar con carácter de;
urgencia las medidas oportunas.