Variedades

La pintura de Ilse Ortiz de Manzanares


— Porfirio García Romano —

La pintura de Ilse Ortiz de Manzanares trasciende el recrearnos con la representación de ciertos tipos de objetos como tubos, púas, barras y otros objetos metálicos o sus característicos brillos o herrumbrosas superficies con colores propios, para enseńarnos las particularidades de una pintura objetual y abstracta. ;


UN ARTE ABSTRACTO;


Bajo el punto de vista que arte abstracto es la denominación con la que se acostumbra designar a todo aquel amplio conjunto de prácticas pictóricas, escultóricas, dibujísticas u otras, que no representan ningún elemento de la naturaleza, pero que tampoco significa que no la empleen o se refieran a ella, bajo este punto de vista, la obra de Ilse Ortiz de Manzanares es de características abstractas.;


Es un arte que al fin y al cabo no describe, reproduce, imita aunque sí reconstruye la apariencia visible de lo que nos rodea, pero que no puede evitar por ello ser figurativo aunque en el fondo, por su espíritu e intencionalidad, es abstracto y muy objetual. Ilse Ortiz parte como gran parte de propuestas de arte abstracto sistemáticamente de la realidad para construir con ella una nueva realidad.;


LA METAFORA DE LAS FORMAS;


La obra de Ilse no se refiere a la reproducción fiel de una realidad vista, sino a la exposición a través de la extracción de una muestra de objetos desconocidos o de referencia conocida transformados.;


Esquirlas, charnelas, desperdicios sublimados, dejan de ser simples trozos de metal, para enseńarnos los efectos del color y la luz de lo metálico, en una nueva realidad donde el metal amenaza en convertirse en un cuerpo herido, fragmentado, roto, reventado. ;


La transformación de un material, tenido por vil y frío, que se transforma en una forma humanizada que rasgada, rasguńada, llena de fisuras, parece un cuerpo humano vivo no falto de atención.;


Los sólidos, metales, esquirlas, láminas, formas tubulares, heridas en el mineral de Ilse son como parte del ŤCanto de guerra de las cosasť de Joaquín Pasos: la orquídea de acero, la flor en la trinchera como el moho sobre el filo de la espada, el viejo cobre, el hierro fiel, los antiguos metales recibidos en el seno de nuestras familias, el noble plomo tratado con la decencia que le corresponde a su carácter dulce, la reconciliación del zinc por habérsele dado un suave nombre, el bronce considerado como hermano del oro.;


UN ARTE OBJETUAL;


La pintura de Ilse Ortiz reconocida por su gusto por la abstracción es desde todo punto de vista objetual y destaca la construcción, la creación de objetos propios, llámense metales humanizados, al fin y al cabo, objetos creados para nada sujetos a la fidelidad del modelo, esto es lo que le da sus características objetuales más no, nunca resultado de un arte facilista.;


Las composiciones como también llama a sus obras, precisamente por sus características abstractas, en la obra de Ilse Ortiz son por lo visto, producto de largas y sostenidas reflexiones, cual la realización de las obras abstractas de los grandes maestros que, algunos grandes desconocedores del arte del ámbito nacional reconocen como arte fácil. Sólo el holandés Piet Mondrian tardó más de un ańo en realizar una de sus famosas pinturas: Broadway Boogie-Woogie, 1942-1943.;


OBRA EN RETROSPECTIVA;


A partir del 21 de septiembre hasta el 2 de octubre una retrospectiva de la obra desde 1971 de Ilse Ortiz se exhibirá en el Teatro Nacional Rubén Darío. Toda una obra producto de la libertad de creación pero sujeta a las inevitables leyes y principios que vuelven un trabajo obra de arte. ;


Con más de 20 ańos de realizaciones, la obra pictórica de Ilse Ortiz de Manazanares es uno de los más importantes eslabones que nos permiten entender la riqueza de propuestas de la plástica nicaragüense.;