Variedades

La Sonora en Nicaragua


— Frank Cortés —

Hace unos días nos llamó un amigo, que nos recordó parte de;
nuestra época, de aquella época inolvidable cuando La Sonora;
Matancera era la ley en las fiestas, ya que era su música la;
que predominaba a lo largo y ancho de nuestro territorio. Ese;
amigo que nos llamó por teléfono también nos facilitó un juego;
de fotos, pero nos solicitó mantener su nombre en el anonimato;
y nos dijo: "por qué no escribís algo sobre La Sonora;
Matancera; vos disfrutaste esa música y así como escribís de;
los grupos nacionales escribí algo sobre los antillanos".;


Es por esa razón, por la llamada telefónica que recibimos para;
que nos refiriéramos a la mejor orquesta musical que ha parido;
Latinoamérica, que hoy les dejamos este trabajo sobre La;
Sonora Matancera, recordando otra parte de la época que nos;
tocó vivir y que ahora vamos a recordar con ustedes. Aquí;
vamos.;


Deja que tus ojos/ me vuelvan a mirar/ deja que tus labios/ me;
vuelvan a besar/ deja que tus besos/ ahuyenten la tristeza/;
que noche tras noche/ me hacen sońar...Qué clase de nostalgia,;
qué sentimiento de amor, el que sentía don Celio González, el;
que nos dejó en su inolvidable canción titulada: "Quémame los;
ojos". Ese es un poema de amor tan limpio y cristalino como el;
de una joven pareja que se conoce y se enamora a la edad de;
los quince ańos. ;


A mediados de la década del cincuenta la orquesta más famosa;
de América Latina llegó a Nicaragua con todos sus bártulos;
musicales para realizar una presentación en Radio Mundial,;
amenizar la pachanga en la Casa del Obrero y hacer otras;
presentaciones artísticas en otros lugares. Pero que sin lugar;
a duda el mejor "pereque" y el más popular fue el de la Casa;
del Obrero en donde bailaron los que sabían y los que no;
sabían. ;


DESDE VIEJITOS A NIŃOS;


La Sonora Matancera es una orquesta que estará presente en;
todos los tiempos, quien dude de los que estamos seńalando es;
porque tal vez no digiere ese rico y contagiante ritmo;
tropical, pero la verdad es que a estas alturas del campeonato;
cuando nos enrumbamos hacia el tercer milenio, hemos escuchado;
a muchos jovencitos y a muchos nińos tararear los clásicos de;
la mejor orquesta que hemos tenido los latinos: La Sonora;
Matancera.;
;
Hace unos días Alfredo Martínez, conductor del programa radial;
"El Trópico de Siempre", realizó una fiesta en la que le;
rindió "Homenaje" a La Sonora Matancera, la emotiva pachanga;
motivó el reencuentro entre las personas de la tercera edad;
que tenían más de veinte o treinta ańos de no verse. Viejos;
amigos que habían bailado al compás de La Sonora Matancera y;
que todavía hoy en día siguen moviendo el esqueleto al compás;
de la música de esa extraordinaria orquesta musical. ;


Muchos de los que asistieron a la "pachanga" que se hizo en;
Homenaje a La Sonora Matancera, recordaron aquella inolvidable;
fecha histórica, desde luego que otros decían que ellos habían;
asistido al "pereque" cuando vino por primera vez la popular;
orquesta, porque querían conquistar a su novia teniendo como;
fondo las melodías musicales de lo más grande e imborrable de;
La Sonora Matancera. ;


ANGUSTIA MUY SONORA;


Temas musicales como éste que dice así: Angustia de no tenerte;
a ti/ tormento de no tener tu amor/ angustia de no besarte;
más/ nostalgia de no escuchar tu voz/ nunca podré olvidar/;
nuestras noches junto al mar... Qué clase de bolerazo!. Aunque;
algunos jóvenes despistados dicen que esa música era y sigue;
siendo de cabaret. Lo que es no saber, así es la vida, pero;
sigamos adelante.;


El mensaje en cada una de las piezas musicales de La Sonora;
Matancera jugó un papel muy importante, tanto como la música;
del ayer para la formación de los "rocos" de hoy. En esos ańos;
nuestra juventud no desperdiciaba el tiempo en "enredarse la;
vida" (léase no andaban buscando a quién hacerle mal, ni;
consumían droga, tampoco andaban asaltando a la gente, ni;
agarrando las casas a pedradas). La juventud de aquella época;
se dedicaba a estudiar y buscaba cómo hacer el bien a los;
demás.;


En la nostálgica y vieja Managua que todos los capitalinos hoy;
recordamos, no había fiesta, reuniones, quince ańos o;
casamiento donde no sonara la música de La Sonora Matancera.;
Habían "pachangas" que se hacían con tocadiscos o electrolas;
eso era lo de menos, todo el que asistían lo hacían con el;
único objetivo de disfrutar la música de La Sonora Matancera;
no importaba que la entrada fuera pagada, a ella llegaban;
centenares de jóvenes amantes de la canciones la orquesta;
antillana.;


BAILANDO CON ZAPATOS COMBINADOS;


Los jóvenes que llegaban a bailar la música de La Sonora;
Matancera, lo hacían luciendo sus zapatos combinado, ya fueran;
blanco con negro o blanco con café, pero habían unos que los;
"cachos" -léase zapatos- lo usaban totalmente blanco y ellos;
eran llamados "chivo" del Cuarto Bate o La Conga Roja, que;
eran dos populares cantinas de la vieja e inolvidable Managua.;


En la actualidad la música de La Sonora Matancera está siendo;
retomada por algunos grupos de baile, quienes la están tomando;
para realizar sus presentaciones artísticas en los lugares;
donde se presentan. ;


Eso, desde luego tiene su lógica y es el hecho de que sus;
padres les han invitado a escuchar esa música del ayer, en;
primer lugar por la calidad musical de La Sonora Matancera y;
un segundo aspecto por cierto el más importante, es sobre el;
mensaje que hay en todas y cada una de las canciones. Y, si;
hablamos de los intérpretes o vocalistas que tuvo o pasaron;
por La Sonora Matancera, todos ellos eran cuarto bate, tan;
feroces como la misma selección cubana de béisbol a la que;
difícilmente se le puede ganar.;


Hoy en día los "veteranos" como dice el amigo, están atentos;
para asistir a las fiestas donde suene La Sonora Matancera,;
aunque sea en casetes o disco compacto. De acuerdo a la última;
información que hemos logrado obtener don Alfredo Martínez,;
está planeando institucionalizar los "pereque" con La Sonora;
Matancera una vez al mes y con el mismo precio de entrada y en;
el mismo local de la casa del Obrero.