Variedades

Salud Mental: ¿Una abstracción en nuestra realidad?


— Lic. María Auxiliadora Castro Sánchez —

Posiblemente la salud mental resulta ser una utopía para la mayor parte de la población de la Nicaragua de la posguerra, agobiada por el dolor, duelo, desarticulación de la unidad familiar, pobreza extrema, desastres naturales, inseguridad ciudadana, violencia intrafamiliar, alto desempleo y alto costo de servicios básicos principalmente.;


Con la finalización de la guerra y el triunfo de la democracia, se han empezado a sentar las bases de un entorno socioeconómico que posibiliten en futuros cercanos, crear condiciones favorables para lograr SALUD MENTAL a aquellos que se esfuercen por lograrlo con el apoyo de las instancias de Gobierno y especialista en su divulgación y tratamiento.;


Cuando se aborda el tema de la salud generalmente se asocia con su condición contraria que es enfermedad.;


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) salud es el perfecto estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad. Por tanto la salud mental es parte integral de salud en general y el comportamiento humano.;


Reiterando, la salud mental más allá del concepto de ausencia de enfermedad mental es lo que el individuo desea para sí mismo, es felicidad, paz mental, placer, seguridad y bienestar. Es estar satisfecho.;


Lograr esta condición es algo que debe estar presente en la cotidianidad de la vida. Debe expresarse en las relaciones de familia, vecinos, amigos, escuela, trabajo y con la pareja, sobre todo consigo mismo.;


Todo esto gira fundamentalmente en tres aspectos y son: cómo se siente el individuo respecto a sí mismo, con los demás y con lo que le rodea. Así el individuo debe ser capaz de controlar sus propios sentimientos, emociones, temores, cólera, celos, culpa o preocupación. Poseer un alto grado de tolerancia a las frustraciones de origen interno o externo.;


No se sub o sobreestima y acepta sus limitaciones, se respeta a sí mismo y a los demás, siente que tiene la capacidad de tratar con las situaciones que se le presentan en la vida diaria y de disfrutar de las cosas simples de la vida. ;
Las personas mentalmente sana son capaces de dar y recibir amor, de mantener relaciones personales, estables, duraderas y satisfactorias. Tienen confianza en los demás y están convencidos que los demás confían en ellos, aceptan las diferencias individuales, no toman ventajas de otros ni permiten que tomen ventajas sobre ellas. Siente que son parte de un grupo.;


Resuelven sus problemas a medida que aparecen y no se abruman por ellos. ;
Moldean su medio ambiente en la medida de lo posible o se ajustan a él. Hacen planes y no temen al futuro, se alegran con las nuevas experiencias y aceptan las nuevas ideas. Usan su talento, son creativos, realistas en sus metas, toman sus propias decisiones, son felices con los que hacen y ponen su mejor empeńo para lograrlo.;


Luego de esta larga descripción posiblemente muchos lectores dudarán acerca de su salud mental por lo que es mi deber aclarar que existen muchos grados de salud mental y una sola de las características antes mencionadas no pueden ser evidencia de salud mental o por el contrario, la ausencia de algunas de ellas no es signo de enfermedad metal.;


Nadie tiene todas las características de una buena salud mental en forma continua, el objetivo de este escrito es dar a conocer las características de una buena salud mental, lo que ayudará a conocerla, entenderla, y sobre todo ponerla en práctica, obteniendo así una mejor calidad de vida, que debe ser fin de todo ser humano.