Variedades

Madriz: El balcón de Nicaragua


— Lesbia Espinoza Gutiérrez —

Hola amorosos, qué tal? Espero que todos se encuentren de lo;
mejor y hayan disfrutado el largo fin de semana de las fiestas;
patrias.;

Realmente la gira turística de esta semana ha sido planificada;
por la poetisa Vidaluz Meneses y el doctor Sergio Morazán,;
originario de Somoto (departamento de Madriz) y amoroso de su;
patria, Nicaragua, vive deseoso de que todos conozcamos ese;
pedazo de América. Y bien. Me parece muy, pero muy bien. Así que;
nos vamos por la carretera Panamericana hasta la ciudad de las;
rosquillas y jocosamente también llamada junto con Ocotal, la;
ciudad de los burros. Pues allí abundan estos mansos y nobles;
animales. Recordemos que antes, hasta el ańo 1936, Somoto y;
Ocotal pertenecían a un mismo departamento llamado Nueva Segovia.;

Salimos de Managua y más o menos como a partir del kilómetro 125;
ya comenzamos a ver una flora específica de esta zona noroeste;
del país; tanto que en este sitio, en el 128 y 1/2 encontramos;
un espectáculo que la naturaleza brinda a sus hijos, aún a los;
ingratos que la hieren constantemente. Aquí vemos dos Gualiquemes;
que se besan.;

Los 2 Gualiquemes; cada uno a la orilla de la carretera, se;
funden en un beso perenne abrazando sus ramas, dando una lección;
de ternura a la humanidad. ¿No es un espectáculo digno de;
detenerse a admirar? Y qué crimen; todavía hay alguno o algunos;
insensatos que le cortan sus ramas, según dicen porque mucha;
sobra dan. ĄSi mucha falta nos hacen más sombras de árboles!. El;
Sergio Morazán disfruta dándonos a todos los viajeros de Nuestra;
América, sus conocimientos sobre la naturaleza y sobre la;
historiografía del lugar. Morazánico el Sergio Morazán, digno;
hijo de don Paco Morazán, con una gran historia desarrollada en;
Guatemala, Honduras y Nicaragua. Ya pronto sabremos más de don;
Paco, cuando aparezca el libro con sus gestas y su andar;
patriótico.;

La cuesta "La Cacana", con el trío Tomabú al frente, sirven de;
marco a este paisaje de Los Gualiquemes.;

Llegamos a Somoto, ciudad distante pues de Managua, unos 220;
kilómetros y admiramos sus cerros "El Inglés", "La Cruz" y "El;
Picudo". Somoto tiene una historia interesante desde todo punto;
de vista. Es que les digo realmente, cada lugarcito, cada pueblo;
de nuestra América tiene su originalidad, su especialidad, su;
atractivo. Ya nos ocuparemos en algún momento del viaje de;
revisar la historia de esta ciudad y cómo fue evolucionando de;
pueblo a Villa y de Villa a Ciudad. Y la anécdota interesante de;
por qué el departamento del cual Somoto es la cabecera, lleva el;
nombre de Madriz. El agradecimiento de los somoteńos quiso dejar;
presente en la historia el nombre del doctor José Madriz,;
presidente efímero de Nicaragua.;

Ocotal y Somoto, son dos ciudades hermanas, pueblos con historia;
íntimamente ligada.;

Recordemos al insigne historiador, doctor Julián N. Guerrero;
(qpd) apoyado intensamente por su Lolita Soriano de Guerrero,;
quien asevera en sus Monografías de las ciudades de Nicaragua,;
que el pueblo indígena de Tepesomoto se remonta a la época;
prehispánica y su nombre indígena TEPEC-XOMOTL (de raíz del;
idioma chorotega) significa "cerro de los gansos" o "Valle o;
región o poblado de los gansos".;

Una de las primeras cosas que admiramos, nomás al llegar a;
Somoto, es su histórica iglesia, la cual aseguran los;
historiadores es mucho más antigua que la Catedral de León. El;
9 de septiembre de 1661 comenzó la construcción de este templo;
parroquial de Somoto. Es decir que 80 ańos después comienzan a;
levantar los cimientos de la Catedral donde descansan los restos;
de nuestro Rubén Darío. Qué les parece? La Torre del Reloj;
público, a un lado de la iglesia, fue colocado en mayo de 1967.;

Damos gracias a nuestros anfitriones y a los amigos que;
compartieron con nosotros anécdotas, chistes, historias y;
comidas. Saludo especial a Monchito Mendoza y a la Tere Armijo,;
la del Almendro de la canción de Carlos Mejía Godoy. Por hoy chao;
amores. Todavía no nos vamos de Somoto, ni de Madriz. Una gira;
a caballo hacia la poza de Caulatu nos espera y luego un viaje;
adentro del río Bocay.;