Variedades

Margarita Gómez era como la lluvia fresca

*** Murió en julio de este ańo en Jinotepe, la ciudad que le vio nacer. *** Fue catedrática en la "U" de Guatemala y miembro del cuerpo diplomático.

— EDWIN SOMARRIBA —

Dońa Margarita Gómez Espinosa, poetisa, escritora, novelista,;
cuentista, folclorista, nació en Jinotepe, Carazo, bajo una;
lluvia fresca de la estación lluviosa. Ella residió sus;
últimos ańos en su meseta natal, donde cultivó a un sinnúmero;
de discípulas.;
Margarita fue miembro del cuerpo diplomático de Nicaragua en;
Espańa en la época de los sesenta, donde trabajó varias;
novelas, escritos sobre el insigne Rubén Darío a quien admira;
la escritora caraceńa que, con un buen estilo e inspiración,;
logró lanzar más de treinta obras durante su vida como;
intelectual.;


ERA ALGO ESPECIAL;


Al platicar con Margarita, es algo especial, uno se sentía;
atraído por su forma de narrar las cosas, con mucho detalles,;
no se le olvidaba nada, era extraordinaria esa mente;
prodigiosa.;
Tenía una soltura de lenguaje excelente, acompańado con;
mímicas y las manos que no cesaban en dibujar imaginariamente;
en el espacio, figuras, poemas, cuentos, novelas, todo sacados;
de su mente ágil y creadora; las personas que la conocieron;
finalmente se enamoraron de ella, porque era una sabia mujer;
que sabía de todo.;


LA RAZON DE LA "S";


¿Margarita, por qué usted escribe su segundo apellido;
(Espinosa) con S?, le pregunté en noviembre del ańo pasado.;
"Bueno, la realidad que yo soy pura nicaragüense y jinotepina;
que habla como realmente se pronuncian las palabras, pero no;
importa cómo se escribe, pues estando yo en la Embajada de;
Nicaragua en Espańa, un día de tantos fui donde se encuentran;
documentos históricos muy valiosos".;
En ese lugar hay un museo y biblioteca a la vez, donde llegó;
a investigar algunas cosas sobre la veracidad de las crónicas;
de Oviedo y manuscritos originales de Rubén Darío y de pronto;
se escuchó una voz de mujer, que decía: "ĄYo soy biznieta de;
Rubén Darío!";
Margarita inmediatamente le dio vuelta a todo el cuerpo y con;
prisa miró a una mujer delgada, joven, bonita, pelo negro;
lacio, pantorrillas fuertes y caderas que sobresalían de una;
falda negra. Margarita se acercó donde se encontraban un grupo;
de espańoles que estrecharon la mano derecha de la biznieta de;
Darío.;
Cuando el grupo se desintegró poco a poco y quedó sola ;
Margarita, tuvo la oportunidad de acercarse y saludarle;
también, pero ella tenía algo que decirle porque don Rubén;
Darío fue explotado por la abuelita de la que decía era;
biznieta del universal poeta.;


UNA VERSION;


Y Margarita, con voz suave y a como saben las mujeres poetas;
y escritoras, investigó un poco de la vida abundante de la;
muchacha biznieta de Darío y al fin salió, lo que tenía que;
decir: Que un supuesto amigo del bardo, hizo negocios turbios;
con sus escritos.;
¿Todo eso le dijo usted, Margarita?, qué contestó la supuesta;
biznieta de Darío? "No respondió, la dejé sin habla, para que;
no anduviera de creída, porque el talento fue de Rubén y no de;
otras personas, argumentó la hoy fenecida escritora caraceńa.;


PREMIO POR SU NOVELA LA;
MARAŃA, DURANTE LOS JUEGOS;
FLORALES DE GUATEMALA.;


Los espańoles conocen más de Margarita que nosotros porque;
después de haber concluido su trabajo como miembro del cuerpo;
diplomático, se quedó en Espańa con el interés de investigar;
muchas cosas que no se cuentan de Rubén Darío.;
Ella consideraba que existen otras obras especiales de Darío;
que se mantienen en el lado oscuro y logró recuperar algunos;
trabajos que la inspiraron a escribir una novela completa;
sobre el poeta nicaragüense y universal por lo que fue;
premiada por el gobierno espańol.;


LA MARAŃA, SU ULTIMA NOVELA;


Su última obra es la novela LA MARAŃA. El 17 de septiembre de;
1960 ella recibe un telegrama a las once y quince minutos de;
la mańana desde Jocotenango, Guatemala donde la felicitaban;
por su trabajo LA MARAŃA. El jurado le adjudicó el segundo;
lugar, firmó M.T. Lemus, alcalde municipal.;
Ella se paseaba por el parque con la idea de su última novela;
que tenía entre manos y no encontraba el nombre para el;
argumento y un buen amigo suyo al que le contó de la idea fija;
le dijo "hay que ponerla LA MARAŃA" y con este nombre;
participó en los Juegos Florales Centroamericanos en;
Guatemala.;
Inútil sería buscar palabras sonoras para hablar de;
Margarita, las flores no necesitan de campanas para anunciar;
su aroma y su belleza. Hay que decir solo que es un ser;
excepcional, un alma pura y llena de gracias creadora.;


CATEDRATICA EN GUATEMALA;


Margarita, en los últimos ańos, fue catedrática en la;
Universidad de Guatemala, donde cultivó a buenos discípulas;
que hoy la recuerdan y en Nicaragua también. Pero en la;
realidad Margarita Gómez Espinosa, mereció ser reconocida y;
homenajeada por las autoridades del gobierno y al mismo tiempo;
brindarle una pensión a sus parientes.;