Variedades

¿Debe hacerse o no, el sexo anal?


— Eudilia Molina C. —

Queridos lectores:;


El sexo anal y/o sodomía es la relación sexual no natural o anti-;
natura, entre el Hombre y la Mujer, no debe confundirse con el;
"coito anal" entre los hombres que también se le conoce como;
sodomía lo mismo que las relaciones sexuales entre hombres y;
animales.;


El sexo anal está considerado como un acto vergonzoso de una;
mente depravada para hacer lo que le conviene, capaz de ofender;
a Dios y la Naturaleza, de acuerdo al libro de las sagradas;
escrituras también condena este acto y lo pueden leer en la carta;
a los Romanos 1:26, que también se refiere a este acto como el;
pecado para sí mismo; sin embargo, en las posturas del amor no;
existen reglas estrictas que se puedan aplicar a cada pareja y;
a cada situación concreta, como es de todos conocidos las;
actitudes hacia el sexo marcan los distintos acercamientos en;
busca de la felicidad aún en contra de los propios principios;
morales.;


Rompiendo conductas;


Es importante manifestarles que la revolución sexual no se puede;
negar, ya que ha servido para romper pautas de conductas;
obsoletas, pero no por ello se debe caer en descontrol y vicios;
que socaven y destruyan el verdadero principio de la unidad;
sexual entre las parejas.;


El sexo anal también ha sido manejado por la educación recibida;
tradicionalmente tanto por el hombre como por la mujer, ya que;
ésta aún a sabienda de sus propios principios y conciencia se;
deja llevar por la exigencia, el temor y amor hacia el hombre y/o;
su pareja. Por ejemplo, una seńora manifestaba que su esposo la;
estaba acosando o presionando para tener sexo anal, pero que ella;
tenía miedo al dolor que le pudiera producir, también que esta;
relación le produjera hemorroides. Si ustedes se dan cuenta ella;
no está pensando que este sexo no debe hacerse, por pecado, por;
antinatural, etc., etc., sino por que no quiere enfermarse.;


Es importante tomar conciencia de nuestros actos y pensar que,;
el sexo anal no es para todos los hombres ni para todas las;
mujeres, ya que existe un número reducido que lo practica,;
algunos hombres afirman que la estrechez del orificio anal les;
produce sensaciones muy placenteras, otras parejas afirman que;
sólo se excitan probando algo que es un tabú. También manifiestan;
caricias con el dedo y el pene, pero siempre experimentan miedo,;
temor y un poco de vergüenza; lo usual y recomendable en estos;
casos es que, si experimentan temores o vergüenzas es mejor que;
no lo hagan, es razonable que un esposo o pareja les pida que;
consideren alguna nueva experiencia sexual, pero en ningún;
momento no debe existir presión ni violencia, mucho menos;
chantaje por amor.;


Sólo parejas monógamas;


En cuanto a las enfermedades que se pueden ocasionar, se debe;
tener en cuenta que el sexo anal sólo es seguro para las parejas;
monógamas que no tienen enfermedades de transmisión sexual;
(incluyendo el VIH). Si tu esposo o pareja empuja muy fuerte y;
usted no está bien relajada o lubricada, algunos tejidos;
delicados de esa zona pueden romperse, lo que además de ser;
doloroso, facilita la transmisión de enfermedades que permanecen;
en la sangre, como el VIH y la Hepatitis B. Las bacterias inocuas;
que viven en el recto pueden también causar infecciones si se;
desplazan a la vagina así que lo mejor es usar condón.;


Otra situación que se puede presentar, es que quieren tener;
relaciones vaginales después de la experiencia anterior y esta;
debe ser bien planificada quitando el condón y protegiéndose con;
otro nuevo, a la vez de asearse con sumo cuidado.;


Sobre las hemorroides;


En el caso de las hemorroides (vasos sanguíneos inflamados en el;
interior del ano), no existen pruebas de que el sexo anal las;
cause, pues sí pueden exacerbarlas si estas existen. Pero;
recuerden queridos lectores que la mejor postura para hacer el;
amor es aquella que mayor satisfacción produce a cada pareja;
concreta y en cada situación específica, no importa la;
experiencia y/o técnica, la alegría de entregarse el uno al otro;
suele bastar para colmar el impulso sexual, la liberación sexual;
debe orientarse hacia una dirección espiritual positiva. Si no;
ocurre así, cuando se agotan las nuevas experiencias sexuales,;
se produce un sentimiento de vacío que se traduce en una falta;
de comunicación y en un alejamiento cada vez más visible de la;
pareja.;


PRÓXIMO ARTICULO: LA HIGIENE, LOS HABITOS PERSONALES Y EL AMOR.;