Variedades

La procesión de "Chombo" y sus promesantes


— —

Después de la Virgen de la Asunción es la devoción a San Jerónimo;
patrono de Masaya la que conmueve el corazón del Indio.;


Aunque el día 30 de septiembre es el día de San Jerónimo los de;
Monimbó casi no concurren a su solemne Procesión. Alguno que otro;
Toro venado; alguno que otro Baile de Inditas; y el alcalde de;
Varita, que no puede faltar.;


Es la Procesión de la octava el 7 de octubre, la del pueblo que;
Monimbó. Allí van todos de todas las edades. Pequeńos infantes,;
vestidos de cotona roja y gorro rojo también, para que los;
"picados" no les peguen calor de ojos van en brazos de sus madres;
o montados sobre la nuca de sus padres, siguiendo los vaivenes;
y empujones del clásico baile, y oyendo los gritos alegres de los;
promesantes, en honor del santo.;


Viva el Dr. San Jerónimo;


Viva el que cura sin medicina;


Viva el Dr. de los Pobres;


Viva el que todo lo puede;


Viva el patrón de este lugar;


Viva Vivaa Vivaa contestan a una sola voz todos los promesantes;
que compungidos, muchos con los ojos arrasados en lágrimas,;
movidos por la fe y la gratitud hacia el milagroso Santo,;
prosiguen sin ninguna pena ni respeto humano bailando el;
brincadito y respirando fatigosamente entre la multitud que;
sofoca y apretuja, esa es la promesa. Y que inmensa satisfacción;
se experimenta cuando ya ha sido cumplida.;


De todos los ámbitos de la república concurren promesantes de;
todas las categorías sociales. Varios presidentes de la república;
han venido a pagar sus promesas al glorioso Dr. de la Iglesia,;
bailando aunque sean dos cuadras.;


Para poder apreciar y admirar la procesión, en todo su colorido;
y esplendor, hay que ubicarse en una de las ventanas de alguna;
casa por donde pasa. Ahí van los bailes de las Indias: cuatro o;
cinco parejas bailando en fila frente a la marimba. La india va;
ricamente ataviada: falda de seda brillante con franjas;
horizontales, rojas, azules, verde o amarillas. Precioso huipil;
o blusa, bordada con piedras, lentejuelas y perlas multicolores;
de fantasía, pulseras y esclavinas de oro, collares de gruesas;
cuentas, cadenas de oro, pendientes o aretes, también de oro,;
brazaletes de fantasías. Su lustrosa cabellera negra la lleva;
recogida hacia atrás en elegante mońa, sujeta con prensadores de;
fantasía y lazos de cintas brillantes. El rostro lo llevan oculto;
por una máscara hecha de cedazo fino, bien modelada y pintada,;
de agradable apariencia.;


El indio va sencillamente vestido: pantalones y camisa blanca;;
y una banda de ancha seda, de color chillante en la cintura, con;
un colgante de flechos hacia el lado derecho. También va con;
máscara.;


La cabeza la lleva descubierta: Y va calzado, con chischiles o;
cascabeles atados con los cordones de los zapatos. La India va;
descalza.;


Va también la vieja del toro venado, con una máscara horrible,;
simulando una vieja fea, DIENTONA Y MECHUDA, agitando alegremente;
la sonaja. Mientras por otro lado el Alcalde de vara va tocando;
el tatil/pito/ que sostiene con la mano izquierda, y tocando;
también el tuncún/tambor pequeńo/ que lleva colgando de su cinto;
con la mano derecha. También va el macho ratón, un hombre;
disfrazado de tigre y el viejo del garrobo. Un viejito malicioso;
y picaresco sin más indumentaria que su pobre sucio y raído;
traje.;


Actualmente la fiesta sigue el mismo programa de antańo, pero;
muchos bailes regionales han desaparecido, en la procesión de San;
Gerónimo, los han trasladado a los domingos de octubre;
y noviembre, dejando atrás la verdadera tradición.;


Por el Prof. Folklorólogo;


Bayardo Ortiz Pérez;


Managua, Nic. 30 de septiembre de 1998.;