Variedades

Disfunción orgásnica en el hombre


— Lic. Ledia Gutiérrez Lanzas —

Esta referencia es a veces motivo de consulta en hombres normales;
que por informaciones distorsionadas acerca del tiempo habitual;
de eyaculación, llegan a adquirir el criterio falso de que;
eyaculan precozmente. Pocos hombres saben que el tiempo de;
eyaculación en más del 80% de ellos es de 2 a 3 minutos, y que;
aunque en algunas relaciones el tiempo se alargue y llegue;
incluso a la ausencia de respuesta orgásmica, la duración del;
coito es por lo general breve. ;


La carencia de información es una causa también de que en muchas;
latitudes, la técnica sexual sea deficiente aún en sujetos con;
"mucha experiencia", quienes olvidan excitar hasta el nivel;
necesario a la pareja, por desconocer que el orgasmo femenino es;
más demorado que el masculino.;


La disfunción sexual orgásmica en el hombre puede estar;
determinada por causas fundamentalmente orgánicas o psicógenas,;
aunque la proporción de las primeras es algo mayor que la;
evidenciada en la disfunción eréctil, pero siempre por debajo del;
20% del total de casos. ;


Este trastorno puede ser primario o secundario según se instale;
desde el comienzo de la vida sexual o haga su aparición luego de;
una etapa de respuesta sexual normal.;


Aunque el fracaso orgásmico por eyaculación precoz es también;
causa de angustia, resulta, sin embargo, más tolerable, por;
considerarse menos desvalorizador de la autoestimación que la;
disfunción sexual eréctil. No obstante a veces conduce al fracaso;
en la relación sexual y marital, sobre todo si la mujer, lejos;
de asumir una actitud de cooperación se deja llevar por la;
hostilidad y utiliza recriminaciones de efectos catastróficos;
para el hombre, cuya angustia aumentará con la consecuente;
hipertonía simpática y prematuridad en la eyaculación.;


La influencia simpática eyaculadora es fundamentalmente el factor;
que explica la estrecha relación entre la ansiedad --donde el;
tono simpático se incrementa y la prematuridad en la eyaculación.;


Después de utilizar los recursos generales orientados para la;
atención de la disfunción eréctil, y de una breve explicación de;
las influencias nerviosas sobre la disfunción que motiva la;
consulta, se debe agotar todos los recursos para atenuar la;
angustia, que por círculo vicioso hace que aumente la hipertonía;
simpática y la precocidad eyaculatoria.;


Las técnicas de relajación son de gran utilidad cuando el factor;
subyacente es la ansiedad mantenida y de la misma forma actúan;
los recursos orientados a establecer modificaciones en el medio,;
tendentes a reducir tensiones existentes.;


Un método muy práctico y eficiente es el de recomendar el;
incremento de la frecuencia de las relaciones sexuales en la;
pareja, ya que ello prolonga notablemente el tiempo eyaculatorio;
del hombre y reduce considerablemente el de la mujer. Desde;
destacarse que este hecho confirmado mediante estudios acerca de;
la respuesta sexual humana, contrasta significativamente con las;
apreciaciones populares que consideran la eyaculación precoz como;
una expresión de agotamiento sexual por múltiples relaciones,;
criterio que explica la hostilidad y el celo que frecuentemente;
manifiesta la mujer cuando su pareja presenta dicho trastorno,;
pues lo atribuye a relaciones extramaritales.;


Existe finalmente un método basado en los mecanismos;
neurogénicos, el cual ha sido recomendado por Mater y Johonson.;
Consiste en la modificación de la respuesta del eyaculador;
precoz, después de varias manipulaciones masturbatorias;
ininterrumpidad exactamente antes de que la eyaculación se;
produzca. ;


La experiencia de los sexólogos ha aportado también;
recomendaciones muy útiles, como las contracciones voluntarias;
del esfínter anal; la ideación controlada sobre temas no sexuales;
durante el coito; la producción de pequeńos estímulos dolorosos;
inhibitorios logrados mediante pellizcos o mordeduras de lengua;
y mejillas, así como el entrenamiento para mantener la erección;
después de la eyaculación mediante contracturas de la musculatura;
pelviana y abdominal.;


En fin, hay un sinnúmero de técnicas que pueden ayudar a superar;
este problema pero como en todo es necesaria la ayuda y;
comprensión de la pareja y además enfrentar el problema, asumirlo;
que es de ambos, donde no existan sentimientos de culpa, ni;
censuradores con el afán de hacer sentirse menos o inútil, que;
esto sí puede provocar mayores problemas de orden psicógeno.;


;
Psicóloga Clínica;


Clínica Psicológica "Mente Sana";


Ciudad Jardín S-13. Tel. 2442539;