Variedades

Con nuestro amor y solidaridad


— Lesbia Espinoza —

Amorosos, qué bueno que estamos juntos de nuevo, a pesar de;
la catástrofe que hemos sobrevivido. Gracias a Dios estamos;
vivos y eso es muy importante ¿Podríamos hacer de cuenta que;
hemos vuelto a nacer con una meta importante en la vida? Y qué;
tal si esa meta es amar, amar y solamente amar. Si, así como;
nos recomienda Rubén Darío en su poema "Amo, amas". El huracán;
Mitch que nos ha asolado, devastado, arrasado a los;
hondureńos, salvadoreńos, guatemaltecos y nicaragüenses,;
cuánta sańa Dios santo. Bueno, así mismo dirá la propia;
naturaleza de tantas heridas y golpes que el hombre le ha;
asestado. Buen desquite, ¿no? Qué dolor ante tanta muerte.;
Pero nosotros que quedamos vivos aprovechemos para dar amor y;
amarnos todos ¿Usted qué piensa?;
Si repasamos nuestros recorridos desde hace tres o cuatro;
semanas, lo sentimos ahora como premonitorio. Hablábamos de;
ver a nuestros países desde las alturas, desde los cerros, a;
pesar de los desastres que ocasionan. Hablábamos de los viejos;
cauces de nuestros ríos, y hoy casi comprobamos que las aguas;
aunque pasen 50 ańos o más no olvidan sus cauces antiguos y si;
el hombre se los ha cambiado, ellos lo vuelven a retomar.;
No podíamos quedarnos de brazos cruzados sólo lamentándonos;
de las desgracias de nuestros hermanos. Nuestro corazón quería;
volar, pero como que nos había caído un bloque en la cabeza.;
Al fin volamos y gracias al hermano Sergio Morazán, a Nan;
McCourdy y su esposo Miguel Mairena que nos sacaron de este;
letargo. Lógico que quisiéramos llegar a todos los rincones;
donde tenemos amigos de tantos lugares visitados; pueblos y;
comarcas de Somoto, Ocotal, Jinotega...en fin. Y no sólo de;
Nicaragua sino de otros países amigos hermanos.;
Salimos de Managua, y aun lado de la volcánica Laguna de;
Xiloá, nos embarcamos en un bote pequeńo con rumbo a San;
Francisco del Carnicero o conocido en los últimos ańos como;
San Francisco libre. Al otro lado del Lago de Managua. El;
mismo puerto está inundado. Y todo a nuestro paso desde que;
entramos o muchos antes de entrar ya está inundado. Nos;
acompańa mister Larry Powell, consultor del Comité de Ayuda de;
la Iglesia Metodista de Las Vegas, Estados Unidos para evaluar;
la situación para obtener ayuda.;
Qué impresionante es cada paso que damos. Llegamos y una;
pasiva y clamorosa avalancha de gente nos espera dentro del;
agua. El Lago Xolotlán o Lago de Managua avanzó unos 700;
metros dentro de San Francisco. Guiados por el joven alcalde;
José Bermúdez Juárez, recorremos algunas comarcas del pueblo.;
El puente de la Quebrada de San Benito, en Laurel Galán, está;
totalmente destruido. En iguales condiciones de destrucción;
furiosa se encuentran otros puentes de esta región y ahora el;
Río Viejo que nace en las montańas de Jinotega y el Río Pacora;
que nace en Matagalpa son dos enormes y vigorosos ríos con;
enorme caudal. El Viejo y el Pacora son los dos grandes;
afluentes del Lago de Managua. El puente de San Roque, se;
salvó en buena parte debido a que el puente viejo había sido;
destruido por el Huracán Juana (1988). A pesar de eso, el;
puente nuevo fue embestido brutalmente; las aguas pasaron;
todavía 5 metros por encima de la baranda del puente San;
Roque. Pero tiene socavadas las bases.;
En los refugios vemos nińos comiendo por todo alimento,;
apenas un plato de arroz. Arroz y solamente arroz. No zapatos,;
no ropas, no luz, no agua. NO TODO. NO NADA. Nuestra América;
apela al amor, a la solidaridad para compartir lo que tenemos.;
Son nuestros hermanos. Seguiremos por los rincones de la;
patria herida, llevando lo poco que tenemos. Pero sobre todo;
llevando nuestro amor. No nos dejen solos. Gracias amorosos.;