Variedades

"Nuestra salud, los cambios estacionales y los resfríos


— Ledia Gutiérrez Lanzas —

Los cambios de estaciones afectan nuestra condición y necesidades;
internas. Formamos parte de la naturaleza y por lo tanto;
participamos en sus cambios.;


Las estaciones mantienen un equilibrio entre crecimiento y;
decadencia, entre actividad y descanso.;


El ciclo de la vida de las plantas nos brinda una clara;
ilustración: durante la primavera los pequeńos retońos asoman a;
la tierra, alcanzando su plena madurez en el verano. ;


La planta florece en su punto de máximo desarrollo y produce;
semillas. Deja caer las hojas y los frutos en el otońo. Las;
semillas se entierran mientras que las hojas se descomponen,;
sirviendo de abono para enriquecer el suelo. La semilla yace;
dormida durante el frío invierno. El ciclo de la planta está;
listo para comenzar nuevamente, mientras la semilla espera la;
primavera para asomarse a la tierra.;


También nosotros tenemos nuestros ciclos estacionales. La;
primavera es el tiempo de renacer, de abrirse a las nuevas;
energías que explotan con los días más largos y cálidos del;
verano. El verano es la época de actividad y crecimiento. El;
otońo es para la calma y reflexión sobre las actividades del;
verano. ;


Es el momento de cosechar y recolectar nuestra energía, que se;
estabiliza o guarda durante los meses del invierno cuando la;
actividad se hace menos intensa o frecuente. ;


Luego retorna la primavera con una nueva expansión de la energía,;
para completar el ciclo. Al concentrarnos en la respiración, en;
el cuerpo y en la energía de los meridianos, podemos evolucionar;
más y más profundamente en ese sentimiento de comunión y unidad;
de nuestra vida con los ciclos naturales, tales como los cambios;
estacionales.;


Cuando abrimos la mente y vemos cómo trabajar el mundo, podemos;
ver que el cuerpo tiene mecanismos homeostáticos para mantener;
su equilibrio interno tal como lo hace la naturaleza. El;
hipotálamo, ubicado en el cerebro regula la temperatura del;
cuerpo.;


La glándula tiroides, en la base de la garganta, trabaja para;
equilibrar el ritmo de nuestro metabolismo. La pituitaria;
funciona para regular todas las glándulas endocrinas. ;


Los resfríos indican que estamos en una situación de falta de;
armonía con los cambios de estaciones. Cuando la resistencia de;
la persona es baja, su habilidad para adaptarse a los cambios del;
medio se debilitan y es más susceptible a contraer resfríos con;
dichos cambios.;


Los resfríos pueden ser una manifestación de emociones;
reprimidas. Normalmente el cuerpo mantiene el equilibrio, pero;
si sus emociones no se expresan abiertamente, a menudo son;
liberadas de modo indirecto a través de síntomas físicos.;


De este modo no es raro que una persona libere o expulse;
emociones que le producen estrés indirectamente a través del;
proceso de un resfrío. Las lágrimas reprimidas pueden;
transformarse en moco a medida que gotean internamente desde los;
conductos lagrimales hacia la nariz.;


Los resfríos causados por un problema emocional son generalmente;
la expresión de que el cuerpo necesita desacelerarse o;
purificarse para recobrar el equilibrio.;


Los resfríos pueden también ser un proceso de eliminación del;
exceso de moco y toxinas. ;


Una persona que ha comido una cantidad significativa de comidas;
enlatadas, procesadas, refinadas, preservadas; harina blanca,;
azúcar refinada, o sal, acumula toxinas y moco en su organismo.;
Sin embargo, a medida que usted comienza a descartar estos;
alimentos de la dieta, su cuerpo comienza a purificarse por sí;
mismo. De este modo la persona que contrae resfrios a menudo y;
luego comienza a alimentarse de una manera más simple, más limpia;
y más sana, está en vías de recuperación.;


En este caso, un resfrío es regenerativo y no degenerativo. El;
resfrío o limpieza, es realmente una "crisis de curación", donde;
el cuerpo elimina la toxicidad a una velocidad mayor.;


Durante un resfrío el cuerpo experimenta muchos cambios internos.;
Los resfríos comienzan a menudo cuando estamos cansados o;
sometidos a estrés.;


Nuestro organismo es sumamente susceptible a contraer resfríos;
cuando nuestras defensas están bajas. ;


Si nos cuidamos, comiendo adecuadamente, descansando lo;
suficiente, practicando los ejercicios y técnicas que liberen;
viejas tensiones y bloqueos en los meridianos, tales como;
meditación, digitopresión, masajes, nuestra resistencia a la;
enfermedad será fuerte.;