Variedades

La fama y la mentira no van de la mano


Javier Poveda

Dicen por ahí: “repite mil veces una mentira y será verdad”. Sin embargo, a algunos famosos les fue mal con la frase, pues por acaparar y estar en el top de la fama se han inventado interminables falsedades. No cabe duda que muchos deseen ser estrellas al precio que sea y para muestra un botón.

Fey
María Fernanda Blázquez Gil, o simplemente Fey es una artista que actualmente sigue sonando. Con el último disco que lanzó ha tenido relativo éxito. Pero años atrás la mexicana enfrentó una enorme vergüenza. Sea por vanidad o estrategia comercial, la intérprete de Azúcar Amargo ocultó su edad. La artista, quien actualmente goza de 37 años, en los 90, cuando comenzó su carrera y tenía mucho éxito los hizo entre el público adolescente. Para llegar más lejos, su entonces manager la lanzó al mercado como una adolescente de 17 años, cuando en realidad tenía 24. Cuando los medios publicaron sobre su verdadera edad, Fey se retiró durante tres años. Regresó con nuevo disco y aclaró “el pequeño error”.

t.A.T.U
Ellas representan la mentira adolescente más decepcionante. Cuando t.A.T.U comenzó a sonar tuvo gran aceptación sobre todo porque nadaban contra la corriente, al ser dos chicas bellas, vestidas de colegialas que se besaban bajo la lluvia o dos amantes que huían sobre un furgón gritando “No nos alcanzarán”. El hecho de lanzarse al mercado como lesbianas fue un plus exitoso para ambas, sin dudar de su talento. Sin embargo, muchos fans rompieron sus poster y dejaron de oírlas cuando declararon la verdad: no eran lesbianas ni pareja. Simplemente amigas. Todo fue un plan, un golpe fuerte para el público gay que las catalogaba como iconos.
Después de la confesión la carrera del dueto no era la misma. Las rusas, Lena Katina y Yulia Vólkova, dijeron que todo era imagen, no eran lesbianas, pero que apoyaban el amor sin fronteras. Ambas chicas se quisieron lavar las manos diciendo que nunca afirmaron ser homosexuales, sin embargo explícita e implícitamente ellas lo mostraban en sus videos. Luego del descenso de sus carreras, ambas se separaron y decidieron hacer carrera en solitario. Incluso luego del fracaso de tA.T.U, la amistad de ambas se disolvió.

Milly Vanilli
Este dueto alemán fue un shock en los noventa. Nadie dudaba de su talento y sus románticas canciones conquistaron a medio mundo. Sin embargo, durante un concierto la tecnología los traicionó y el público comenzó a abuchear luego que se percataran que el par de tonificados morenos no eran quienes en realidad cantaban. Una jugada más del playback.
Lo más controversial es que el dúo había ganado un Grammy. Después que el manager admitió públicamente que eran otros quienes grababan las canciones y que ellos sólo hacían mímicas y sus rostros ocupaban las portadas de los discos. Tras la gran decepción de los fans y de la crítica, el dueto tuvo que
regresar el Grammy. Luego no se supo más de ellos.

El proyecto de las Brujas de Blair
Es una película de 1999 que causó mucha expectativa, pues antes de su estreno los realizadores lanzaron una campaña de terror con objetos y personas reales que hablaban sobre parientes desaparecidos en el bosque. El argumento fue que un grupo de amigos se perdió en el bosque y con cámara en mano narraron lo que iba sucediendo. Todo parecía real, momentos verdaderos, pero cada segundo fue planificado y estudiado. Nunca existió nada en el bosque, menos la presencia de las brujas de Blair.

Britney Spears
Colitas, la escuelita, tímida. Esa era Britney Spears, quien en todas sus entrevistas se jactaba de ser virgen. Luego los medios descubrieron que vivía con su novio Justin Timberlake, ella lo admitió pero aseguró que eran célibes. Sin embargo el teatro de la Princesa del Pop se vino abajo cuando el mismo Justin aseguró que virgen sólo María. A Britney no le quedó más que admitir que llevaba una vida sexual activa con el cantante.