Variedades

Haití no cesa su pasión por el séptimo arte


PUERTO PRINCIPE, AFP
Haití soñaba con un “Haitiwood”, siguiendo los pasos de la India, había conseguido producir hasta 10 películas anuales, pero la piratería asfixió a finales de 2009 el negocio de las salas de cine y el terremoto del 12 de enero sepultó la producción local.
“La piratería hizo que las pocas salas que habían, cerraran, y el negocio subsiste en las calles con la venta de las copias, porque a los haitianos nos encanta el cine y reconocernos en las películas”, dijo a la AFP Gessica Généus, una actriz de 25 años, figura de la mayoría de las cintas haitianas en los últimos años.
Hasta octubre del año pasado hubo salas de cine en Puerto Príncipe, pero aunque los haitianos acudían en masa, la piratería terminó por cerrar las salas comerciales que cobraban 100 gourdes por entrada (unos 2.6 dólares) en un país donde la mayoría de la clase trabajadora tiene que esforzarse para ganar 2 dólares al día.
“La piratería en todas sus formas mató las salas y mató la producción local”, dijo a la AFP Arnold Antonin, precursor del cine en Haití, ex presidente de la Asociación de Cineastas haitiana y director del centro cultural Pétion-Bolívar.
Cuando en 2006 Antonin estrenó su cinta “Le President, a t-il Le Sida?” (¿El Presidente tiene sida?”), una ficción sobre el virus que marcó a los haitianos, “a la semana me estaban ofreciendo mi película en la calle”, contó en su oficina, donde destaca una foto suya junto a Julia Roberts en Haití, decenas de afiches de cintas locales y dos trofeos del festival de cine de Burkina Faso.
Para estos hacedores de cine, que intentaron competir con Cuba como los mayores productores de cine en el Caribe, y que creen en la cultura como salida a la hecatombe del país, “el terremoto simplemente detuvo la vida”, afirmó Antonin.
“Aún estoy impactada por el terremoto, pero no soy alguien que espera que las cosas le caigan del cielo, sé que volveré a hacer filmes con todo esto que nos está pasando”, dijo Généus, protagonista de “¿El presidente tiene sida?”, “Cousines (2005), “Barikad” (2002) y “Les amours d’un zombi” (2007).
Généus es una admiradora de Meryl Streep que adora la obra de Pedro Almodóvar y Woody Allen, y que por estos días se sirve de su inglés y francés para ser traductora y asistente de una funcionaria de la organización Human Right Watch.
Antes del sismo del 12 de enero, la piratería de películas había ganado tanto terreno “que incluso las pocas televisoras que tenemos pasaban las copias de nuestras películas sin autorización”, lamentó Antonin, mencionando también las funciones caseras de copias de cintas.
“El público haitiano era el mejor público de su cine”, dijo Antonin al contar que desde diciembre habían empezado a esbozar un plan para abrir una sala con subvención estatal y buscar formas de inversión para ejecutar proyecciones comunitarias.
“Pero todo eso quedó paralizado”, dijo Antonin sin rendirse, mientras el patio de su oficina se convirtió en un campo de refugiados y base de operaciones de médicos extranjeros.
Convencido de “que el cineasta debe ser un testigo de los acontecimientos de la sociedad”, está preparando un documental sobre la catástrofe en el que se pregunta “¿Volveremos a construir el país peor que antes?”, apoyado en las imágenes que ha rodado desde el día después del sismo.
De su parte, Généus tampoco se da por vencida, como muchos de los pocos artistas profesionales que quedan en Puerto Príncipe ni piensa en la idea de emigrar.
“Este es mi lugar, no me veo en Miami o en París intentando salir adelante en lo que sea”, dice la joven, que poco antes de la entrevista visitó como traductora una sede de la ONU, por donde había pasado fugazmente la estrella hollywoodense Angelina Jolie.
“¡Esta es nuestra Angelina Jolie! ¿Qué nos importa la otra si tenemos a la nuestra?!”, vociferaron vigilantes haitianos en la sede de Naciones Unidas.
Cerca de la oficina de Antonin, en uno de los tantos puestos de copias de DVD en Puerto Príncipe, Ogdon Samuel muestra orgulloso a uno de los vendedores que tiene “todas las nominadas a los Oscar”.