Variedades

Un nica que vivió la “Paz sin Fronteras”


Ramón H. Potosme

Entre los centenares de miles que asistieron al concierto por la paz en Cuba, estaba el nicaragüense Luis Alberto Martínez, cónsul de Nicaragua en Miami, quien considera que el ambiente del evento era como la apertura de las puertas de ese país a la cultura del mundo y que el mensaje de la canción “es tiempo de cambiar” resultó ser para el exilio cubano.
Al gigantesco evento asistieron aproximadamente un millón 400 mil personas, según los cálculos en Cuba, una convocatoria que sólo hace Fidel Castro y que funcionó de maravilla y con perfecto orden, al que están acostumbrados los cubanos con su larga experiencia en movilizaciones.
Martínez considera que el pueblo cubano desde la Habana, dio una lección a los cubanos en el exilio que quisieron boicotear el evento. Según él, este tipo de eventos deben dar las pautas para una reconciliación entre los cubanos de Miami y de la Habana.
“Fue una actividad netamente cultural, lo cultural y social no pueden tener fronteras, para mí este concierto tiene que abrir las pautas para una reconciliación. Que no se tomen como diferentes, que se unan y que pueden salir adelante. Ellos decían que no iban a cantar “Es tiempo de cambiar”, pero It´s time to change fue para el exilio cubano”, consideró Martínez.

Cuba se abrió al mundo
El cónsul asegura que el exilio cubano quedó sin argumentos al ver las miles de personas que gritaban por la paz en un concierto cultural que fue manejado muy bien por el gobierno cubano y en el que no se gritó ni una sola consigna. También señala como positivo la presencia de gente de todos los países de América Latina. Asegura que participó el señor Leonardo Argüello de la Cámara de Turismo, Cantur y quizá más entre la multitud.
“Ahí había gente de todo el mundo, mexicanos y otros, se convocó para decir, nosotros también estuvimos presentes hacia una paz sin frontera. La actitud nuestra de ir fue para participar en un concierto histórico y en el que Nicaragua también quiere que no hayan fronteras”, afirmó.
Según Martínez, tras el concierto queda claro que Cuba tiene las puertas abiertas al mundo, pues hace dos años un grupo cubano llamado Bam Bam quiso hacer un concierto en Miami y fue bloqueado por todas partes. “Esas son las grandes contradicciones, Cuba está abierto, otros son los que tienen que abrirse a Cuba”, señaló.