Variedades

Primera ruptura en realeza española en 60 años


Madrid / AFP
La Infanta Elena se convirtió esta semana en el primer miembro de la Casa Real española que anuncia su ruptura matrimonial en los últimos 60 años, después de que en 1939 el infante Jaime, tío del rey Juan Carlos, se separara de su esposa.
Los duques de Lugo han acordado “el cese temporal de su convivencia matrimonial”, anunció el martes la Casa Real española, limitándose a añadir que, por el momento, no se divorciarán. En consecuencia, no habrá ningún cambio legal y Jaime de Marichalar podrá seguir utilizando, por ahora, el título de duque que le otorgó el monarca español tras su boda con Doña Elena.
La Infanta Elena, primogénita del rey Juan Carlos y de la reina Sofía, se ha trasladado junto a sus hijos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, fuera del domicilio conyugal, según la prensa española, después de 13 años de matrimonio. “Muchas parejas tienen altibajos”, afirmó el miércoles la Infanta Cristina, quien se limitó a un escueto “esperemos, esperemos” cuando se le preguntó por una posible reconciliación de los duques de Lugo.
La separación de Doña Elena y Don Jaime de Marichalar pone punto final a meses, e incluso años, de rumores intermitentes, rechazados vehementemente por la Casa Real. La ruptura de los duques de Lugo es la quinta en los últimos 107 años de la Casa Real española y la primera desde 1939, cuando el Infante Jaime, hermano de Don Juan, padre del rey Juan Carlos, se separó de su esposa Emmanuela Dampierre, quien aún vive.