Variedades

Un geniecito de la informática


Doren Roa

Es apenas un adolescente de 16 años y está totalmente sumergido en el mundo de la informática, tanto así que ha hecho sus aportes a través de interesantes proyectos y comparte sus conocimientos por medio de ponencias a nivel de toda Latinoamérica.
Se trata de Edgar Guzmán, un chavalo guatemalteco que a sus nueve años se introdujo al mundo de las computadoras, aprendiendo a desarmarlas y armarlas, además de conocer sobre cómo instalar sistemas.
“Lastimosamente cuando aprendí a hacer todo esto era ilegal, pero yo no sabía esa parte, pues en Centroamérica se desconoce un poco el tema de la piratería sofware. Es decir, muchos decían que tu máquina es pirata, pero no explicaban el por qué”, argumentó.
Es ahí donde se le ocurre hacerle modificaciones a su sistema y “me di cuenta que si quería hasta la barra de inicio que tiene Microsoft Windows se podía cambiar. Es cuando nace el reto de cómo hacerlo, ya que no podía hacer nada que yo quisiera sino que me restringía a lo que me dejaban hacer otras personas”, remarcó quejoso.
Descubriendo Linux
“Resulta que buscando entre unos discos descubrí Linux y me di cuenta que era un mundo diferente, que ofrecía mejores ventajas de las que yo tenía actualmente. Tiempo después me enteré por Radio Universidad de Guatemala que impartirían un curso en la Facultad de Ingeniería sobre un sistema operativo llamado GNU/Linux. Sin duda el curso era solo para estudiantes de la carrera, pero yo me decidí a entrar a la clase”.
Al principio todos pensaban que andaba buscando a mi papá, porque en ese entonces tenía como once años, pero cuando el catedrático empezó a tratar sobre cosas técnicas, a mí se me ocurre levantar la mano y ahí todos de enteraron que llegaba a recibir el curso”.
A partir de ahí, Edgar se pulió un poco más a través de libros, Internet y manuales. Actualmente pertenece a un grupo de usuarios de Linux que se llama Lugusac y a partir de ahí empieza a dar conferencias
Informática para los Mayas
Edgar, a partir que descubre que más del 50% de la población guatemalteca sólo habla Quiché se le ocurrió que si todo esta en inglés o español, ¿cómo una de estas personas podrá utilizar una computadora? “De inmediato quise cambiar eso”, planteó. Por tanto, por el solo uso del software libre se tiene las cuatro libertades principales: libertad de uso, modificación, de copia y redistribución.
“Eso significa que puedo cambiar el código designado a un programa para hacerlo funcionar, seguido modificarle algunas líneas y dárselo a cualquier persona, pues está bajo la licencia GPL2 (Licencia Pública General, por sus siglas en inglés)”, explicó.
Este hecho es aprovechado por este guatemalteco y empezó a trabajar en la traducción del Software Libre a lengua maya, y actualmente estaba trabajando en la traducción de un navegador de Internet de software libre llamado Fire Fox, que es el más usado en todo el mundo.
“Por desgracia no cuento con los recursos económicos para pagarle a una persona que sepa quiché, sin embargo, ando en busca de personas que quieran apoyar este proyecto, porque realmente es de beneficio para toda la población”, refirió.
Conferencia por el Día del Software Libre
Por otra parte, Edgar está trabajando en otro proyecto que hace funcionar como nuevas las máquinas catalogadas a bajo costo.
Precisamente ése es el tema que abordará en la conferencia que impartirá hoy en la Universidad de Ciencias Comerciales, con motivo del día de la libertad del Software.
“Esta conferencia la he impartido en varios países, tales como Venezuela, además espero una confirmación para volver allá mismo. Tengo una ponencia aprobada para Cuba y Chile”, detalló. Y sin duda alguna, la misma ciudad de Guatemala ha sido escenario de las grandes ideas de este geniecito de la informática.