Variedades

Panda en concierto

Hubo de todo, desde declaraciones de amor, mucho rock, detenidos y golpeados

Javier Poveda

Una noche de música punk, rock y romance fue el espectáculo que brindó el concierto de Panda, que ayer se presentó en el escenario montado en terrenos contiguo a la Unicit.
Para no faltar a la tradición, la actividad inició una hora después de lo anunciado, con la agrupación nicaragüense de música punk Q69K, quienes a las nueve de la noche hicieron gala de su ritmo con los temas “Yo”, “Deseo”, “La rutina cansa” y “Vainilla”.
Música y una declaración de amor
En medio de los gritos y aplausos, la gente tiró la malla que separaba al público en general con el área Vip y terminó con la división preferencial, no sin que antes algunos de los guardas de seguridad golpearan a varios que intentaban cruzarse de área. Según Nicolás Bolaños, promotor del evento, asistieron aproximadamente 5 mil personas, aunque esperaban más público.
La banda Q69K, ataviada de camisetas negras, jeans y aretes, tocó durante 30 minutos, sin embargo esto quedará en la memoria de muchos de los presentes por la inesperada declaración hecha por Jason Thompson, guitarrista del grupo, quien en medio de la euforia del concierto, ante el público pidió matrimonio a Penny, una joven que según los integrantes Q69K los ha apoyado mucho. Ella muy emocionada aceptó el anillo.
Entra Panda
Al finalizar Q69K, hubo un corto período de silencio, mientras las luces daban la expectativa de la pronta entrada de los cantantes principales del evento.
Fue hasta las 10 en punto que Panda pisó el escenario. Su vestimenta era casual… jean, camisas, pero sus guitarras estremecieron al público.
Entre sus primeras canciones ellos interpretaron “Cuando no es como debiera ser”, del disco “Para ti con desprecio”, seguida de “Atractivo encontramos en lo más repugnante”, de su más reciente producción “Amantes sunt amentes”.
No todo fue color de rosa
Cabe destacar la poca seguridad y mala organización en este evento, en el cual el acceso a los medios de comunicación fue restringida y sin la comodidad básica para poder desarrollar su trabajo.
En medio del desorden, latas de cervezas y botellas de agua eran arrojadas por irresponsables. Hubo personas que resultaron golpeadas, mientras otras resultaron detenidas por los agentes de seguridad privada.