Variedades

Los 10 signos del Alzheimer

El desarrollo de esta enfermedad está condicionado por múltiples causas, por lo que es difícil prevenirla

La enfermedad de Alzheimer como entidad clínica cuenta ya con más de 100 años de historia, desde que Alois Alzheimer inició los estudios sobre este padecimiento en 1901.
La denominación del cuadro clínico como enfermedad de Alzheimer fue introducida por Kraepelin en la octava edición de su “Manual de la Psiquiatría” en 1910, pero, ¿qué se sabe ella?
La causa del Alzheimer es múltiple. Es hereditaria entre el uno y el cinco por ciento de los casos. En el resto, inciden diversos factores de riesgo que incluyen la predisposición genética, la edad --es más frecuente al cumplir 65 años, a partir de esa edad el riesgo se duplica cada cinco años-- y factores de riesgo exógenos, ambientales, que favorecen su desarrollo, como ocurre con los traumatismos craneoencefálicos.
Cada vez es más abrumadora la evidencia epidemiológica de que los factores de riesgo vascular (diabetes, hipertensión arterial, aumento del colesterol, dietas ricas en grasa, tabaquismo, etc.) y otros como la intoxicación crónica leve por metales como el cobre favorecen también el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en las personas genéticamente predispuestas.
Muchos de esos factores son controlables mediante la dieta, el mantenimiento de un peso corporal adecuado y algunos medicamentos, lo que incrementa su importancia epidemiológica.

Los 10 signos de alarma
Los 10 signos de alarma de la enfermedad de Alzheimer pueden ponernos en guardia al sugerirnos que una persona quizá este iniciando esta enfermedad, de comienzo habitualmente insidioso. El motivo de consulta suele ser la pérdida de memoria, especialmente la memoria reciente. No recuerda el paciente dónde ha dejado las cosas, incluyendo objetos de valor, olvida citas, recados, deja abiertos los grifos y los fuegos encendidos, y no recuerda a las personas que acaba de conocer, ni es capaz de aprender a manejar los nuevos electrodomésticos.
La lista de los 10 signos de alarma ha sido elaborada por la Asociación Alzheimer de los Estados Unidos y adaptada por la Federación Mexicana de Alzheimer.
1. Pérdida de memoria que afecta la capacidad laboral:
Es muy común olvidar nombres de compañeros, números de teléfono, no acudir a una cita importante y recordarse de ello más tarde. Pero quienes padecen de Alzheimer pueden olvidar más cosas y nunca más volver a recordarlas.
Si usted está padeciendo problemas de memoria, no dude en visitar al especialista, éste podrá determinar si es una pérdida asociada al deterioro mental por la edad o si se trata de un problema más serio.
2. Dificultad para llevar a cabo tareas familiares:
Normalmente las personas puede que se distraigan de vez en cuando y olvidar cosas, como dejar algo en la estufa o no acordarse de algún plato que han preparado, pero la persona que sufre Alzheimer no sólo olvidará haberlo dejado, sino que no recordará haberlo preparado.
3. Problemas en el lenguaje:
Muchas veces olvidamos la palabra correcta o adecuada, las personas con Alzheimer no sólo olvidan palabras sumamente sencillas, sino que además las sustituyen hablando un lenguaje incomprensible.
4. Desorientación en tiempo y lugar:
Es frecuente que nos olvidemos en qué día estamos o qué fecha es, también podemos olvidar adónde vamos o al llegar al supermercado no acordarnos qué íbamos a comprar, pero la persona con Alzheimer puede fácilmente perderse en su propia calle, no sabe dónde está, ni cómo ha llegado ahí, ni cómo regresar a su casa.
5. Juicio pobre o disminuido:
La persona enferma actuará de forma extraña ante algunas situaciones, por ejemplo: puede acudir a una fiesta de cumpleaños vistiendo ropa no adecuada o ponerse varias prendas una encima de la otra, así como vestirse de saco y caminar a pie por las calles bajo un intenso sol.
6. Problemas con el pensamiento abstracto:
Llevar una contabilidad de los gastos de casa es un poco complicado, implica un balance entre los ingresos y egresos; saber distribuir el dinero para los gastos de la casa es una operación sumamente abstracta; las personas con Alzheimer no pueden efectuar operaciones sencillas como sumar o restar, llenar un cheque o incluso poner su nombre.
7. Colocar cosas en lugares erróneos:
Nos podemos equivocar algunas veces al colocar objetos, como dejar la billetera debajo de la almohada; pero colocar las cosas en lugares totalmente fuera de lugar es muy significativo de un padecimiento de demencia, por ejemplo: colocar los perfumes en el horno de la cocina, poner el reloj en la lavadora o el radio encima del carro y no recordar luego en dónde los dejó son actuaciones propias de la persona con este tipo de demencia.
8. Cambios en el humor o en el comportamiento:
Los cambios que sufren estos pacientes son muy evidentes: pueden pasar de la risa al llanto, del llanto al enojo o del enojo a la risa.
9. Cambios en la personalidad:
Poco a poco, con la edad, la personalidad va cambiando, pero en la persona que padece Alzheimer la personalidad sufre cambios drásticos, puede volverse muy enojada, suspicaz y miedosa.
10. Pérdida de iniciativa:
La persona con Alzheimer pierde el interés por todo, se vuelve sumamente pasiva, apática, hay que obligarla a hacer las cosas.
Si usted está sufriendo alguno de estos síntomas, no dude en visitar al especialista, él podrá indicarle los exámenes necesarios para determinar si usted está padeciendo de Alzheimer.
Durante todo el mes de septiembre se estará ofreciendo en clínica San Francisco a todas las personas que sufran de trastornos de memoria las evaluaciones cognitivas para detectar posibles casos de Alzheimer a costos reducidos.

Dr. Javier Martínez Dearreaza
Clínica San Francisco,
de Camas Luna Montoya
90 varas arriba.
Contiguo a Lolo Morales.
Telf.: 222-2494. Celular:
877-1894.