Variedades

El eterno romántico

Mientras interpretaba las canciones se reproducía el video musical de la misma, además de imágenes de los espectadores y de él cantando en vivo

Doren Roa

La tan esperada noche para los seguidores del guatemalteco Ricardo Arjona llegó. Después de cuatro años al fin de nuevo ayer pisó tierras nicaragüenses por segunda vez. Esta vez su gira se denominó “Adentro”, como tituló su última producción.
A pesar de que se anunció a Perrozompopo como grupo telonero, ese grupo no apareció previo a la presentación del artista principal, por lo que los espectadores esperaron horas ante un escenario vacío, hasta que finalmente, faltando cinco minutos para las 10 de la noche, Arjona apareció ataviado con jeans azules, zapatos blancos, camiseta negra, y camisa del mismo color, manga larga, abierta.
El concierto presentado en el Estadio Nacional “Denis Martínez” fue un derroche de letras románticas y de ritmos sabrosos, desde la suave balada, al pop y al reggae. Inició su show con los temas “Para bien o para mal”, “Acompáñame a estar solo”, y la clásica “Historia del taxi”.
Mientras interpretaba las canciones se reproducía los videos musicales correspondientes a cada una, e imágenes de los espectadores y de él cantando en vivo.
Una de las grandes sorpresas fue que el artista pidió que el público pidiera gusto, lo que no se hizo esperar, y le solicitaron “Realmente no estoy tan solo”. Esto ocurrió a lo largó del espectáculo, durante el cual se dejaron oír las mejores canciones del Arjona, cuya voz fue acompañada por las voces de sus fanáticos.