Variedades

Jalando la carreta

* La producción musical contiene 14 canciones, electas de entre los mejores temas nicaragüenses

No en vano es conocido como el Príncipe del Son Nica, pues su ahínco por defender nuestras raíces musicales lo han mantenido en los escenarios desde hace 10 años, sin descanso alguno, logrando ubicarse como uno de los cantautores más prominentes en su género.
Juan Solórzano esta noche hará oficial la presentación de su disco “Jalando la carreta”, en el cual también participó como productor y director musical. Este trabajo contiene 14 canciones, recopilaciones de los mejores temas nicaragüenses, los cuales nunca fueron grabados en versión digital, entre ellos: “Altos Pinales”, del Indio Pan de Rosa, “El nandaimeño”, de Camilo Zapata, entre otros, respetando sus versiones originales, comenta el artista.
La producción contiene también tres canciones a dúo: “La pelo e maiz”, con Otto de la Rocha; “El chiripazo”, con Carlos Mejía, y “Somos hijos del maíz”, con Luis Enrique Mejía. En algunos temas incluyeron más dinámicas musicales.
El disco fue grabado en el estudio La Carreta Records, bajo el sello disquero de Mántica Waid, y patrocinado por EL NUEVO DIARIO.
“La recopilación fue todo un trabajo de investigación para averiguar qué era lo que la gente quería de la música nicaragüense, es una renovación”, cuenta Solórzano.

Con Los Macuá
En estos seis meses de producción intervinieron Los Macuá, quienes acompañan al Príncipe del Son Nica en todos sus espontáneos espectáculos, ellos son: María José Ocarina, en los coros y en la marimba de arco, Milciades Herrera es el director musical y José Ángel Jerez se desempeña en los teclados.
Para la producción de este disco Juan cuenta que la calidad de los músicos fue indispensable, pues agrega que el trabajo final es un resultado de la experiencia de Milciades, la juventud de María José y la sobriedad de José Ángel.

Con Franco de Vita
Recientemente Juan Solórzano cantó a dúo con Franco de Vita en la presentación que el artista ítalo- venezolano ofreció en Nicaragua el pasado 11 de abril. El artista pinolero caracteriza la experiencia como extraordinaria, pues asegura que lo llenó de mucha esperanza y aclara que sus intenciones desde el principio han sido llegar al corazón de la gente y no ser un millonario.