Variedades

Citroen C4 Picasso 1.6 HDI

El recién llegado está llamado a posicionarse como lo más aceptado por el público, por su equilibrio, sin olvidar el aspecto novedoso y añadiendo un excelente equipamiento de serie

EFE / Reportajes
La mitad es el símbolo de la virtud por todo lo que tiene de equidistancia entre los extremos, entre el exceso y el defecto, y en las gamas de la marcas automovilísticas las mayores aceptaciones de los modelos están precisamente en ese término medio en cuanto a equipamientos y potencia.
Citroen se ha aplicado al reflejo de ese virtuosismo con su gama Picasso, que parte del ya veterano Xsara y añade dos evoluciones del C4, una de siete plazas y la recién llegada de cinco que toma la denominación exacta, porque la primera, la más grande, pasa a llamarse Grand C4 Picasso.

Su sello esencial
El recién llegado, aparte de configurarse en esa mitad está llamado a posicionarse como lo más aceptado por el público, por su equilibrio, sin olvidar el aspecto novedoso y añadiendo un excelente equipamiento de serie.
Visualmente, a la primera, se aprecian unas cotas más contenidas, concretamente 12 centímetros menos de longitud, una resta que se concentra casi toda en el voladizo trasero. Por delante se operan transformaciones en las tomas de aire y en las rejillas, pero su sello esencial está en el gran parabrisas panorámico que tanto llamó la atención en la versión de siete plazas y cuyo concepto responde a la denominación Visiospace.
En el recorrido lateral desde el centro a la trasera hay también unos cambios de diseño que acentúan la estética del modelo con un portón más logrado en su distribución lineal y una línea discontinua en los ribetes cromados de las ventanillas posteriores.

Interiores
Interiormente la versión de cinco plazas es un calco de la de siete, con la salvedad lógica de las dos filas de asientos, por las tres del hermano mayor. Esta segunda fila puede desplazarse de atrás hacia delante una longitud de trece centímetros, con lo que el maletero modula su capacidad entre los 500 y los 605 litros. Por cierto, dicho maletero contiene un carrito desmontable con capacidad de 22 litros.
La vida a bordo es todo una apología de la luminosidad. El gran parabrisas de dos metros cuadrados de superficie llena de luz el habitáculo, aparte de ofrecer excelentes ángulos de visibilidad a la hora de afrontar las distintas maniobras. Y si esto de por sí ya es mucho, cabe la posibilidad de equipar un techo de cristal que multiplica exponencialmente la luz interior.
El confort a bordo está entre los elementos a destacar. La posición en los asientos delanteros es del más alto grado de comodidad. En los asientos traseros, la de cal está en una separación generosa entre filas, pero hay un ligero componente de arena en los asientos, que en esta zona reducen el tamaño de la banqueta y les cuesta absorber algunos rebotes del tren trasero. No se puede soslayar alguna incomodidad.

Su maquinaria
La motorización es la ya contrastada y alabada en el ciclo diesel (HDI) de 1.6 litros y 110 CV de potencia con filtro de partículas (FAP). Este propulsor confirma en este modelo el excelente rendimiento que ya aportó en otros modelos compactos. Respuestas muy seguras en un amplio abanico que va desde las 1.800 a las casi 4,000 revoluciones, aunque todavía quede un margen de mil revoluciones para cortar la inyección. Y por si ocasionalmente racanea, el sistema overboost de entrega extra de fuerza corrige cualquier disfunción.
A plena carga, con todo lo bueno ya citado, es recomendable apurar al máximo el régimen de giro para que la maniobra pueda efectuarse con plena garantía.
Lástima que un motor tan bien concebido en el comportamiento de aceleraciones y recuperaciones choque con una caja de cambios automática o manual pilotada de seis relaciones de tacto áspero y cambios algo bastos con perceptibles patinamientos.
La firmeza de las suspensiones faculta a esta versión de cinco plazos para verificar una rodadura muy asentada, si bien a veces deja escapar una muy leve tendencia a irse del morro y muy pequeños balanceos en el interior. Y en días de viento la circulación a la contra deja entrever unos muy leves ruidos dinámicos.
La dirección, muy ajustada en su resistencia, muestra una loable precisión para colocar el coche en el sitio justo y la frenada, eficiente, carga en exceso las inercias sobre la zona delantera.
Si sobre el precio ya se han hecho las acotaciones favorables, sobre todo por la excelencia del equipamiento, el consumo se suma a un apartado económico que, en conjunto, resulta muy equilibrado y, por tanto, atractivo para la clientela. Durante la prueba se limitó a gastar un promedio de algo más de siete litros cada cien kilómetros.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Longitud 4,470 mts.
Anchura 1,830 mts.
Altura 1,680 mts (suspensión clásica).
1,660 mts(suspensión neumática).
Peso 1.574 kgs.
Posición motor Delantero, transversal.
Alimentación Inyección directa diesel por
conducto común a 1,600 bares con
turbocompresor de geometría
variable e intercooler.
Cilindros 4 en línea (16 válvulas).
Cilindrada 1.560 c.c.
Potencia máxima 110 CV a 4.000 r.p.m.
Par máximo 240 (260 Nm) a 1.750 r.p.m.
Velocidad máxima 180 kms/h.
Aceleración 0-100 13,2 seg.
Consumo medio 5,7 l./100 kms.
Dirección Asistencia variable.
Diámetro de giro 11,33 mts (entre aceras).
11,85 mts (entre muros).
Transmisión Automática/Manual de seis
velocidades.
Equipamiento de serie ABS con EBD, control de
estabilidad ESP, airbag
frontales, laterales y de
rodilla, sistema de
accionamiento automático de
luces y limpiaparabrisas, así como
limitador de velocidad.