Variedades

Ahora niega haber esnifado las cenizas de su padre

Estas declaraciones contrastan con las recogidas por la revista británica NME, en las que el rockero afirma haber mezclado la cocaína con las cenizas de su padre

Londres / EFE
Después de confesar que había esnifado las cenizas de su difunto padre, el guitarrista de The Rolling Stones, Keith Richards, salió al paso del revuelo levantado por esas declaraciones y aseguró que "toda la historia ha sido un malentendido".
"La verdad del asunto es que planté un roble inglés. Destapé la urna de las cenizas y ahora él (su padre) está criando el árbol y me querría por ello", explicó Richards, de 63 años, en un comunicado de prensa.
"Sólo intentaba expresar lo unidos que estábamos Bert (su padre) y yo", precisó el músico al recordar el fallecimiento de su progenitor hace cinco años.
"Yo no habría tomado cocaína en ese momento de mi vida, a menos que quisiera suicidarme", añadió Richards.

Controversia
Estas declaraciones contrastan con las recogidas por la revista juvenil británica NME, en las que el rockero afirma haber mezclado la cocaína con las cenizas de su padre, fallecido en 2002, durante una juerga.
"¿La cosa más rara que he intentado esnifar? Mi padre. Me esnifé a mi padre", asegura Richards en esa entrevista, en la que relata cómo su padre fue incinerado y no pudo resistirse a hacerse "un tirito" (dosis para esnifar) con él.
Por su parte, el periodista que entrevistó a su "Satánica Majestad", Mark Beaumont, insistió en la veracidad de las declaraciones que aparecen en la revista.
"No fue fácil sacarle la información, tuve que preguntarle por ello varias veces para conseguir esa información. No fue algo que dijera a la ligera", declaró Beaumont.

Otra página para su leyenda
Con esta nueva controversia, Richards ha escrito una página más en su particular leyenda, alimentada también por la caída que sufrió en las islas Fiyi el año pasado.
Ese percance, que le costó al guitarrista una operación quirúrgica, obligó a suspender los conciertos del grupo previstos para mayo de 2006 en Madrid y Barcelona.