Variedades

Arnulfo Oviedo

T Recordemos a Oviedo como el artista destacado y hombre emprendedor en lucha por cumplir sus sueños

Edgard Barberena

La muerte del guitarrista Arnulfo Oviedo, víctima de criminales, vino a demostrar que la inseguridad que viven los nicaragüenses parece comenzar a escalar niveles de violencia cada vez mayores, sin respetar edad, religión ni condición social.
Ese fue el sentir, la noche del miércoles 28 de febrero, de la cantautora Norma Helena Gadea y del músico costeño Phillips Montalbán cuando fueron entrevistados en el Hospital “Manolo Morales”, hasta donde llegó el cadáver del connotado músico.

Una anécdota
Arnulfo --con quien tuvimos la oportunidad de conversar en muchas ocasiones e incluso entrevistarlo cuando le hizo un arreglo especial al imitador Luis Enrique Calderón sobre un tema original de Carlos Mejía Godoy-- siempre estaba atento y cordial con todo el mundo.
Calderón horas después del asesinato recordó que el arreglo que le hizo Arnulfo fue con el tema “Nicaragua, Nicaragüita” al ritmo de latin-jazz y son cubano.
“Ésta fue una idea mía para mi show cuando hago el papel de José Feliciano. Cuando se la propuse a Arnulfo, me dijo que le parecía descabellada, pero que lo hacía si le pedía autorización a Carlos Mejía”.
Luis Enrique pidió autorización a Carlos, quien se la concedió, decisión que VARIEDADES en su oportunidad comprobó con el cantautor después que entrevistamos a Arnulfo en la casa del imitador.
Al conocerse la noticia, la solidaridad de los músicos surgió en instantes; el primero en comunicarse a través de mensaje de texto fue Rider Mejía, sonidista. Posteriormente recibimos llamadas de Erick Samayoa, batero del grupo La Calle, y de María Eugenia Urroz, vocalista de Llama Viva. Los tres me hablaron impactados por el asesinato de Arnulfo.

De su vida
Recordemos a Oviedo con datos biográficos extraídos de una entrevista de 2005 realizada por la periodista de VARIEDADES Tania Trejos.
En esa ocasión Tania publicó que Arnulfo desde niño estuvo rodeado de la música porque en el hogar donde nació había de toda clase, desde la clásica hasta el rock, que Arnulfo tanto amaba.
No tuvo la oportunidad de pasar por un conser-vatorio, pero con su esfuerzo personal aprendió a tocar la guitarra después de observar las interpretaciones de sus amigos y vecinos. El destino le había puesto en sus manos ese don.
Arnulfo se bachilleró en el Experimental México y luego, en la década de los 80, ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) para estudiar Arquitectura, donde solamente estuvo dos años, pues no le fue posible mezclar los diseños estructurales de su carrera con los acordes musicales de sus sueños.
Según la publicación del 20 de septiembre de 2005, Arnulfo durante 10 años formó parte del grupo Pueblo y luego incursionó en el jazz con el grupo Oasis Jazz.
Después junto a su hermano, el batero Miguel Ángel Oviedo, y José Centeno, “Chepito Telcor”, formaron el grupo “Brahms”. En los años 90 formó parte del grupo Stop y luego pasó a trabajar con quien fue su esposa, Keyla Rodríguez, con el grupo que se identificó como los 5 del Este. Posteriormente ese grupo pasó a denominarse “Keyla y son 5”.
Desde esta sección, extendemos nuestro más sentido pésame a Keyla, a Miguel Ángel y demás miembros de la familia de quien en vida fuera Arnulfo José Oviedo Cuadra.