Variedades

Andy Warhol, a 20 años de su muerte


Nueva York / EFE
El aura del padre del arte pop Andy Warhol, ese halo de misterio que alguna vez llegó a ser apreciado como objeto de colección, ilumina las calles de Nueva York cuando se cumple el vigésimo aniversario de su muerte.
Numerosas exposiciones, un documental sobre su vida, una feria del libro y un desfile de modas conmemoran por estos días el legado del enigmático artista de la peluca plateada y apariencia tímida que cambió el curso del arte a mitad del siglo XX.
No fue sólo su obra, o el haber asumido el arte como práctica indistinguible de su vida, lo que dio a Warhol notoriedad hasta el día de su muerte, el 22 de febrero de 1987, sino la creación de un personaje excéntrico que ensalzó la cultura popular estadounidense.
"Una compañía estaba interesada en comprar mi aura", dice Warhol en su libro "La filosofía de Andy Warhol" (1975), donde agrega: "No quería mis productos. Sólo decía insistentemente que quería mi aura. Nunca entendí a qué se refería".
Pero quienes hoy le recuerdan saben perfectamente a qué se refería esa compañía interesada en el aura del pintor, cineasta de vanguardia, ilustrador, escritor y celebridad nacido en Pittsburgh, Pensilvania (EU), el 6 de agosto de 1928.
El cineasta Ric Burns lo plasma en su recién estrenado filme "Andy Warhol: Un documental", una rica semblanza del influyente y controvertido artista, conocido por sus pinturas de billetes de dólar, botellas de Coca Cola, sopas Campbell y estrellas de cine.