Variedades

Falleció la mujer más longeva del mundo

Murió en Connecticut, EEUU, a la edad de 114 años. Vivía en un asilo, donde cuidaba a los ancianos más jóvenes. Fue la primera mujer negra en graduarse de su instituto en 1909.

Emma Faust Tillman, una estadounidense que era hija de esclavos y que ostentaba, desde hace menos de una semana, el título de persona más vieja del mundo, murió a los 114 años en una residencia para ancianos de Connecticut (noreste) en la que vivía. El centro Riverside confirmó a France Presse la muerte de la anciana sin precisar más detalles.
Tras la muerte el 24 de enero del puertorriqueño Emiliano Mercado del Toro, de 115 años, el libro Guinness de los récords pasó el relevo a Tillman. La premura con la que se situó en la primera posición en la lista de los "más viejos del mundo" -pues en tan sólo seis meses pasó de ser la sexta a la primera- se debió a la rapidez con que fallecieron sus predecesores en el ranking de ancianidad.
Tillman nació el 22 de noviembre de 1892 en Gibsonville, Carolina del Norte (este de EEUU), hija de esclavos emancipados (el fin de la Guerra Civil, en 1865, supuso el fin de la esclavitud en Estados Unidos).
La mujer, que trabajó como empleada doméstica de la actriz Katherine Hepburn, pertenecía a una familia de centenarios: su hermano Eugene murió a los 108 y sus tres hermanas a los 105, 102 y 102. El récord de lingevidad humano sigue en posesión de la francesa Jeanne Calment, que murió en 1997 a los 122 años.
Según informó su sobrino-nieto John Stewart Jr, Tillman murió en el centro para ancianos en el que vivía desde hace cuatro años y donde dedicaba la mayor parte del tiempo a cuidar a residentes más jóvenes.
La anciana pertenecía a una familia numerosa y longeva. Tres de sus 22 hermanos superaron los cien años, y le sobreviven una hija de ochenta años y gran número de nietos y biznietos.
Emma Faust Tillman, la única estudiante de raza negra de su instituto que logró graduarse en 1909, trabajó a lo largo de su vida como cocinera, empleada doméstica y niñera para varias familias adineradas, entre ellas, según el "Connecticut Post", para la de Thomas Hepburn, padre de la conocida actriz Katharine Hepburn.
Tras su fallecimiento, la mujer más anciana del mundo es una japonesa, Yone Minagawa, de 113 años, según datos del Comité Internacional de Supercentenarios (ICS en inglés). De acuerdo con el ICS, en el mundo hay un total de 85 personas de al menos 110 años, de las cuales 79 son mujeres.