Variedades

Otra semana tétrica

Por segunda semana consecutiva, los estrenos están tétricos, no por que sean del género terror, sino porque en entretenimiento no prometen nada original

Habitantes de la oscuridad
Este rellenito cinematográfico, realización poco conocida del año 2002, nos presenta a una serie de actores desconocidos intentando crear una atmósfera de suspenso con la historia de Julia, graduada en psicología, inteligente e independiente, que no toma en serio las advertencias de un amigo de la infancia sobre la presencia de entes malignos que lo visitan por la noche.
Para ella suena estúpido que su amigo aún siga temiendo a esos terrores nocturnos que lo aquejaban cuando era pequeño. Su percepción de las cosas cambia cuando sus sueños son interrumpidos por tenebrosas visiones y pesadillas que trastocan su tranquilidad, orillándola a enfrentarse a ellos o esos para recuperar su integridad.

Sólo amigos
Chris (Ryan Reynolds) es un buen chico, divertido… y gordo. El día de la graduación decide armarse de valor y le confiesa su amor a Jaime, pero ella le parte el corazón, pues sólo le interesa como amigo.
Diez años más tarde y a muchos kilómetros de distancia de su pueblo natal, Chris se ha convertido en un atractivo y prometedor productor musical. Su éxito con las mujeres le hizo olvidar su pasado fracaso con Jaime, o al menos, eso es lo que él cree. Una tormenta invernal en un viaje de negocios con su nueva estrella musical, la ardiente Samantha James (Anna Faris), le obliga a hacer una escala en su antiguo pueblo. Muy a su pesar, va a reencontrarse con su familia, sus amigos y con Jamie.

Una Navidad muy prendida
¿Una historia de Navidad en enero? ¿Se retrasó el vuelo con las películas? Esta trama desfasada nos presenta a Steve, quien es un buen padre, ordenado y previsivo, al que le encanta la Navidad. Su nuevo vecino, Buddy, es todo lo contrario: un soñador que no termina de realizar ninguno.
Pero el sueño más reciente de Buddy es montar un juego de luces navideñas tan grande que sea visible desde el espacio exterior, eso está provocando que el mundo disciplinado de Steve se convierta en un caos. Cuando el hogar de Buddy se ilumina con una intensidad nunca vista, Steve se transforma en un hombre diferente con una sola meta en su mente: superará a su vecino o lo arruinará.