Variedades

La pequeña de la gran voz

Con fe buscó su sueño y lo alcanzó en el Festival Nicaragua Canta 2006

Le han llamado “El Jilguero de Niquinohomo”, porque igual que esta pequeña ave, Ruth Guadalupe Campos Norori posee un canto tierno y admirable, mismo que le llevó a obtener el primer lugar del Festival Nicaragua Canta.
Ruth, de aproximadamente 1 metro 52 centímetros de estatura, nació el 12 de diciembre del 1988, en Niquinohomo, Masaya. Ellas es la menor de tres hermanos y desde pequeña mostró interés por el canto. Su padre, Donaldo Campos, quien es compositor, ha sido fuente de su talento.
Entrar al concurso no fue algo programado. Mientras cursaba el último año de secundaria, el destino la llevó a toparse con un cartel en el que se anunciaba un casting para encontrar a la nueva voz del reality show En Otra Onda y del festival “Nicaragua Canta”. “Era martes” recuerda, y para el jueves correspondían las audiciones donde quedó seleccionada.

El costo de un sueño
Con éxito culminó su bachillerato, sin embargo, su interés por estudiar periodismo se vio en una encrucijada ante el arduo trabajo que debía realizar en el concurso. Su dilema era intentar ser una estrella musical o una comunicadora social. Su sueño siempre fue ser una artista y, por lo tanto, decidió cumplir con la oportunidad que tenía de incursionar en el mundo del canto.
A pesar de que su familia es de escasos recursos, el apoyo fue incondicional cuando a Ruth le tocaba trasladarse a Managua y a Granada, implicando altos gastos en vestuario para los conciertos y trasporte de los familiares. Sin embargo, nada fue impedimento. Su fe fue el arma fundamental.
Según Ruth, su trabajo a partir desde ahora es buscar patrocinio para una producción musical. Aunque no adelantó sobre qué género, dejó bien claro que le encanta la música ranchera. Confesó que le gustaría recorrer los departamentos, para dar muestra de su talento.
Se declara admiradora de Norma Elena Gadea, por ser una mujer que ha salido adelante en la difícil profesión del canto. También dice respetar mucho a Carlos Mejía Godoy, por su talento y trayectoria, sin embargo, afirmó que ella no se hará de las canciones de otros artistas nacionales o extranjeros, ya que cuenta con el talento de su padre para componer canciones. De hecho, dijo tener algunas referidas a la ciudad de las flores, a los niños de la calle y a Nicaragua entera.

Después de la gran noche
Comentó que desde que entró al concurso aprendió mucho. Asegura que una de las mejores enseñanzas fue controlarse ante situaciones hostiles, como la ocurrida la noche que ganó, cuando al interpretar su canción las inconformes barras de otros participantes empezaron a abuchearla y a hacer gestos fatídicos. “No me interesó, más bien les tiraba besos”, dijo Ruth.
Señaló que en Niquinohomo la recibieron cantidades de admiradores de Masaya y a su casa no paraban de llegar visitantes para felicitarla.
Los mil dólares que ganó los repartirán entre ella y su mamá. De la parte que le corresponde tomará para comprar discos, pistas y vestuarios para preparar terreno en la escena musical. Mientras tanto, sigue recibiendo visitas y felicidades de la gente que la admira.