Variedades

Russell Crowe se da al vino y a la comedia

Crowe y el director Ridley Scott, famosos por sus dramas, cintas épicas y de acción, se unen para explorar una nueva faceta de su carrera

Madrid / EFE
El actor australiano ganador de un Oscar, Russell Crowe, comparte con el cineasta inglés Ridley Scott "una intuición, un sentido del humor y una percepción estética" que, tras "Gladiator", les ha hecho volver a rodar juntos, esta vez en la comedia romántica "A good year".
Crowe, que presentó en Madrid este nuevo filme, reconoció que se ha convertido en "un producto comercial de Hollywood con la marca 'chico malo', "por una capacidad que también utiliza para su trabajo como actor: una honestidad que hace que diga en cada momento lo que considera "una buena película o una basura comercial".
No para cambiar su imagen, sino porque elige en cada momento a los personajes que le parecen divertidos o los guiones que tienen calidad y encajan con su momento vital, se ha decantado por la comedia en "A good year", película que le une por segunda vez al director de “La caída del halcón negro”, “Blade Runner”, y “Alien”, que llevó al Oscar a Crowe con "Gladiator" y con el que ya tiene también casi terminada "American Gangster".
La historia
Basada en la novela del escritor inglés Peter Mayle, amigo del director, "A good year" presenta un Crowe enfático en su trabajo de broker de la Bolsa de Londres que, cuando hereda una finca en la Provenza francesa, intenta dar rendimiento inmobiliario a su legado.
Sin embargo, en la difícil tramitación de las escrituras, comienza a descubrir un nuevo modo de vida, "se da cuenta de que, aunque lo tiene todo, al viajar hacia su infancia descubre que, a pesar del dinero y su éxito laboral, se ha empequeñecido como persona", explicó el actor.
En este renacer a las viejas costumbres agrícolas y al ritmo de vida rural tiene mucho que ver, por un lado, el vino, y por otro, una mujer de fuerte carácter que frenará los impulsos ególatras de su personaje, papel que interpreta la actriz francesa Marion Cotillard, que ya trabajó en el cine estadounidense en "Big Fish", de Tim Burton.
Trabajo y placer
"A good year" está diseñada como un vehículo para desempolvar las habilidades cómicas del protagonista de "A beautiful mind", que muestra registros explorados en películas menos populares, como "Mystery Alaska" (1999), que, según Crowe, "no fue precisamente un éxito comercial".
Sin embargo, el actor reconoció que "otro de los grandes motivos para hacer la película fue el trabajar en la Provenza francesa", donde Ridley Scott tiene una finca con un viñedo y donde Crowe pudo "acudir a trabajar en bicicleta, descubrir el placer de un buen rosado y disfrutar de un rodaje muy relajado".
Por encima de las anécdotas del rodaje, que duró nueve semanas, el actor destacó el mensaje de la película que, según él, habla también de "un mundo competitivo que es comparable al de Hollywood, donde, incluso sin quererlo, te ves envuelto en la ambición, porque hay mucho dinero en juego".
"A good year", que completa su reparto con el veterano Albert Finney y el niño Freddie Highmore, protagonista de "Charlie and the chocolate factory", todavía no se ha estrenado en EU, pero sí ha pasado por el Festival de Toronto (Canadá), plataforma promocional de cara a los Oscar, premios para los que Crowe ha sido candidato en tres ocasiones de manera consecutiva.
Finalmente, Crowe desestimó la posibilidad de rodar la especulada secuela de "Gladiator", algo que Ridley Scott y él están "cansados de repetir, pero la prensa no hace ni caso, aún cuando es muy poco factible, dado que el personaje murió en la película original", explicó.