Variedades

Chevrolet Epica 2.5 V6

El diseño del Epica se desenvuelve con una imagen de berlina proporcionada, con una trasera mejor resuelta y más elegante que la delantera

EFE / Reportajes
La marca Chevrolet adquiere valor a medida que consolida su catálogo de productos con un diseño agradable; un motor de gasolina a la espera de la llegada del diesel, próximamente, y un precio imbatible.
Ubicado en el segmento de las berlinas medias, en el que los franceses son los dueños de los grandes volúmenes, aunque los fabricantes alemanes concitan los deseos de compra, el Epica es un turismo de generosas proporciones exteriores y de un elevado confort interior, al que se suma un agradable motor de seis cilindros, ubicado de forma transversal, silencioso, de funcionamiento elástico y poco consumidor.
El Epica es un producto que ya procede en un 90 por ciento de General Motor y que mantiene el resto de procedencia Daewoo, fabricante sobre cuyos restos se ha construido Chevrolet para los mercados mundiales, salvo el de Estados Unidos.
Es la antesala del todo camino Captiva, un producto ya ciento por ciento GM, que es un éxito comercial sin estar disponible en los concesionarios.
El diseño del Epica se desenvuelve en terrenos de la sobriedad. La imagen de la berlina es proporcionada, con una trasera mejor resuelta, más elegante que la delantera, que rasga excesivamente las líneas que fluyen desde la calandra delantera hacia los laterales.
En las dos zonas es prominente el anagrama de la marca, proporcionado para su uso en un vehículo comercial, pero no en un turismo tradicional. Son excesivamente grandes y afean el trabajo de los diseñadores.
Interiores
En el habitáculo dominan los grises medios, tonos que restan calidad visual a los materiales y acabados, aunque son de una buena calidad. Las facetas que configuran el tablero y el salpicadero recuerdan el estilo de Opel, aunque las formas son de torneado más suave.
La información se muestra al conductor de manera limpia y fácil, ya que goza de una posición de conducción confortable, aunque ante un volante grande y delgado, contrario a la tendencia actual en el mercado europeo.
La anchura en el habitáculo facilita el transporte de cinco adultos sin estrechez, confortablemente. Sin embargo, la tapicería en cuero no facilita la sujeción de los ocupantes de la banqueta trasera. El acceso es mejor a esta zona del coche.
La puesta en marcha de este Chevrolet devela un motor bien asilado y silencioso que nunca molesta, ni en los pasajes de mayor aceleración.
Tranquilo es el atributo que mejor define a este propulsor de seis cilindros en línea construido en aluminio, que ello no debe conducir a error de apreciación, porque ofrece velocidad, pero no a los ritmos acostumbrados en el Viejo Continente para este tipo de motores.
A cambio, este 2.5 del Chevrolet Epica nos depara frugalidad. El consumo es muy contenido e invita a su posesión si no se hacen muchos kilómetros, tomando en cuenta la equiparación de precios entre gasóleo y gasolina. No obstante, quien prefiera la tecnología diesel tendrá una alternativa en breve.
Este seis cilindros cuenta con una caja automática de cinco velocidades que gestiona el potencial de la planta con suavidad, sin tirones. Confortable.
Se puede ser crítico con el Epica a la hora de rodar en carretera, especialmente en las reviradas de montaña. Sobre autovía o autopista, aunque el firme sea de mala calidad, el Epica ofrece un buen confort de marcha, mediante una razonable absorción de los accidentes del suelo.
La dinámica de conducción está condicionada por esta cualidad, la de dar comodidad a los pasajeros, por lo que así configurado, con unas prestaciones que no son brillantes, comparadas con las de sus equivalentes europeos, es un vehículos ideal para conductores tranquilos que gustan de las berlinas de la gama media-alta o segmento D.
El comportamiento en curva es típico de un tracción delantera, es decir, desobedece el tren delantero, pero, en general, es neutro de reacciones. La tendencia sólo aparece cuando se fuerza la situación.
En general, el Epica es una berlina de agradable utilización, que ha dado un paso adelante frente a sus modelos antecesores, el Leganza, primero, y el Evanda, después.
Con una posición en el mercado que por tamaño está desmarcada de berlinas más comunes, el Chevrolet Epica tiene un precio insuperable, teniendo en cuenta su numeroso equipamiento de serie, sus prestaciones, su tamaño y su calidad general.

CARACTERISTICAS TECNICAS.
Longitud 4,805 mts.
Anchura 1,810 mts.
Altura 1,450 mts.
Distancia entre ejes 2,700 mts.
Ancho de vía delantera 1,550 mts.
Ancho de vía trasera 1,545 mts.
Peso 1.310 kgs.
Coeficiente aerodinámico 0,31.
Capacidad depósito 65 l.
Capacidad maletero 480 l.
Posición del motor Delantero, transversal.
Alimentación Inyección multipunto.
Cilindros 6 en línea (24 válvulas).
Cilindrada 2.492 c.c.
Potencia 156 CV a 5.800 rpm.
Par máximo 237 Nm a 4.000.
Velocidad máxima 219 kms/h.
Aceleración 0-100 9,9 seg.
Emisiones CO2 219 grs/km.
Consumo mixto 9,3 l.
Dirección Cremallera. Asistida.
Diámetro de giro 10,77 mts.
Frenos delanteros Discos ventilados (278 mm).
Frenos traseros Discos macizos (276 mm).
Suspensión delantera McPherson.
Suspensión trasera Multibrazo.
Tracción Delantera.
Neumáticos 215/50 R 17.
Transmisión Automática, de cinco velocidades.
Equipamiento de serie ABS con EBD, sistema de control de tracción,
airbag frontales,

RESTO DE GAMA.

Modelo Cilindrada Potencia PVP.
Epica 2.0 24V LTX 1.993 c.c. 143 CV 21.975.