Variedades

Clausura el Festival Internacional de Cine

El Festival de Cine de San Sebastián se convirtió en rompeolas de cinematografías, culturas y países diferentes, donde mayoritariamente la inmigración, la tragedia de los refugiados, el mestizaje cultural y el terrorismo han traspasado la pantalla

La entrega de los premios del 54 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, durante una gala celebrada en el Centro Kursaal, clausuró el sábado una edición donde la gran pantalla, en sus diferentes versiones, “ha tomado el pulso a la realidad que nos rodea”.
“El cine debe ser un reflejo de lo que nos ocurre, pero también de cómo pueden ser las cosas si nos esforzamos”, declaró a EFE la directora Isabel Coixet, miembro del jurado oficial, antes de asistir al cierre de un certamen que ha premiado con su Concha de Oro, ex aequo, a “Mons fils a moi”, de Martial Fougeron, y a “Niwemang/Half moon”, de Bahman Ghobadi, que ya ganó en 2004 con “Turtles can fly”.
Durante nueve días el Festival de Cine de San Sebastián se convirtió en rompeolas de cinematografías, culturas y países diferentes, donde mayoritariamente la inmigración, la tragedia de los refugiados, el mestizaje cultural, el terrorismo y la degradación del medio ambiente han traspasado la pantalla.
Todos los galardonados dentro del palmarés oficial de esta edición recibieron sus premios, excepto la Concha de Plata a la Mejor Actriz, Nathalie Baye, en cuyo nombre lo recogió Víctor Sevaux, su jovencísimo compañero de reparto en “Mon fils a moi”, de Martial Fougeron.
Por el escenario del Kursaal desfilaron Tom Diccilo, Concha de Plata al Mejor Director y Premio del Jurado al Mejor Guión por “Delirious”; Nigel Bluck, Premio del Jurado a la Mejor Fotografía por su trabajo en “Niwemang/Half Moon”, de Bahman Ghodabi; Juan Diego, Concha de Plata al Mejor Actor por su participación en “Vete de mí”, de Víctor García León; y el realizador argentino Carlos Sorín, Premio Especial del Jurado por su “El camino de San Diego”.
La presidenta del jurado, la actriz francesa Jeanne Moreau, entregó sendas Conchas de Oro a los ganadores de este 54 Festival Internacional de Cine de San Sebastián: Martial Fougeron, director de “Mon fils a moi” y a Bahman Ghodabi, nacido en Irán pero de origen kurdo, pueblo éste al que dedicó su galardón “allá donde se encuentre”.
San Sebastián cierra también después de haber entregado días atrás sus Premios Donostia a la trayectoria, como homenaje al cine a través de una figura estelar, a los actores Max Von Sydow, de 77 años, y Matt Dillon, de 42, el más joven en toda la historia de estos galardones desde que se instituyeron en 1986.
El decano de los cineastas en activo, el realizador portugués Manoel de Oliveira, de 98 años, reivindicó en el festival a Luis Buñuel (1900-1983) a través de su última película, “Belle Toujours”, y reflexionó sobre la cinematografía y su carrera al igual que hicieron, entre otros, el director mexicano Alfonso Cuarón, el estadounidense Oliver Stone, el británico John Boorman y actores como Clive Owen y Adam Sandler.
Por último, el cine español tuvo en Elías Querejeta --protagonista por partida doble como productor de una película y protagonista de otra-- a uno de sus principales referentes en el certamen junto a los realizadores Javier Rebollo (“Lo que sé de Lola”) y Víctor García León (“Vete de mí”), que compitieron dentro de la sección oficial.