Variedades

Matt Dillon galardonado

* El Premio Donostia ha distinguido a lo más granado de la cinematografía mundial, caso del actor franco-sueco Max Von Sydow, de 77 años

El actor Matt Dillon, de 42 años, se convirtió en el actor más joven que recibe un Premio Donostia, el homenaje del Festival Internacional de Cine de San Sebastián a la trayectoria cinematográfica de una destacada figura y que fue instituido en 1986 con Gregory Peck como primer galardonado.
“Es un honor para mí recibir el premio y este año junto a Max Von Sydow, con quien trabajé hace años, pero me resulta un poco extraño cuando sólo he llegado al punto medio de mi carrera, así que pensaré que se conceden a una persona que ha estado más años y a otra más joven”, comentó Dillon a los periodistas antes de la gala.
La actriz española Lucía Jiménez, en presencia del pintor y cineasta Julian Schnabel, director de cine, vecino en Nueva York de Dillon y amigo personal suyo, entregó el galardón al actor, quien agradeció el tributo que le rinde un festival y una ciudad “donde no me importaría tener una segunda residencia”.
Scnabel destacó el “talento, corazón y empuje” de su amigo durante una breve ceremonia que despidió el propio galardonado.
Matthew Raymond Dillon, como realmente se llama este intérprete neoyorquino que acumula una experiencia de más de 25 años con un bagaje de 40 películas y una incursión como director en “City of ghosts” (2002), consideró un gran honor la entrega de un galardón dentro de un país de gran tradición cinéfila.
“A los españoles les encanta el cine, por el que sienten una verdadera pasión, y también por todas las artes”, dijo a los informadores el actor de filmes como “Crash” (2004) y “Factotum” (2005), donde ha consolidado una precoz ejecutoria que tuvo en Francis Ford Coppola su principal mentor cuando a los 19 años le dirigió en “The outsiders” (1982) y “Rumble fish” (1983).
Mencionó especialmente al realizador español Pedro Almodóvar, de quien elogió su capacidad “increíble” como “gran contador de historias sorprendentes”, y recordó al también español Luis Buñuel (1900-1983) como “una gran estrella en la historia del cine”.
Desde su debut a los 15 años en “Over the edge” (1979), de Jonatahn Kaplan, la imagen cinematográfica de Dillon ha evolucionado desde sus primeros papeles de joven conflictivo, rebelde e inconformista, hasta encarnar personajes con una pesada carga en forma de alcohol, juego, droga e incluso de esquizofrenia.
En esta primera etapa, entre 1979 y 1989, fue dirigido entre otros, además de Kaplan y Coppola, por Ronald Maxwell, Tony Bill, Eric Red, Tim Hunter, Garry Marshall, Arthur Penn, Ben Bolt y Gus Van Sant, antes de prestar su talento a comedias románticas en entregas como “Singles” (1992), de Cameron Crowe; “Beautiful girls”, de Ted Demme (1996), y “Grace of my heart” (1996), de Allison Anders. Persistió en ese género con “In & Out” (1997), de Frank Oz, y con la taquillera “There’s something about Mary” (1998), cuatro años antes de ponerse por primera vez detrás de una cámara en “City of ghosts” (2002).
El actor Kevin Bacon le dirigió en “Loverboy” (2005) el mismo año en que Matt Dillon encarnó a un policía sensible y perverso en “Crash” (2005), de Paul Haggis, que le reportó sendas candidaturas al Oscar y al Globo de Oro como mejor actor de reparto. La crítica ha coincidido mayoritariamente en señalar como una de sus mejores interpretaciones la de Henry Chinaski, el alterego en la ficción del poeta estadounidense Charles Bukowski (1920-1994), dentro de la película “Factotum”, que dirigió Bent Hamer, también en 2005.
El Premio Donostia, una réplica en plata y a pequeña escala de las artísticas farolas situadas en el Paseo de la Concha, ha distinguido a lo más granado de la cinematografía mundial, caso del actor franco-sueco Max Von Sydow, de 77 años, que lo recogió el pasado sábado en la actual edición, que concede dos galardones.
Desde 1986, año en que Gregory Peck inauguró la galería de ilustres, los Donostia han homenajeado, entre otros, a Glenn Ford (1987), Vittorio Gassman (1988), Bette Davis (1989), Lauren Bacall (1992), Al Pacino (1996), Anthony Hopkins (1998), Michael Caine (2000), Jessica Lange (2002) y Woody Allen (2004), una nómina estelar donde sólo figuran dos españoles: Fernando Ferná-Gómez (1999) y Francisco Rabal (2001).