Variedades

Miss Mundo 2006

La escultural venezolana Federica Guzmán, de 24 años y una de las favoritas en la competición, se ganó el título de “Miss en Traje de Baño” y la canadiense Malgosia Majewska, de 24 años, el de “Miss Deportista”

La checa Tatana Kucharova, una belleza rubia de 18 años, fue coronada ayer Miss Mundo 2006, en la ceremonia celebrada en la Sala Kongresowa, el Palacio de Congresos de Varsovia.
Dos morenas, la rumana Ioana Valentina Boitor y la australiana Sabrina Houssami, fueron elegidas como primera y segunda dama de honor, respectivamente, entre el total de 104 candidatas que aspiraban a verse convertidas en reinas de la belleza.
La nueva Miss Mundo, de 1.77 metros de altura y estudiante, releva en el trono y uso de la preciada corona a la islandesa Unnur Birna Vilhjalmsdottir, reina de la belleza en 2005.
Kucharova practica el tenis, el voleibol y la equitación y, según su propia presentación, su máxima es mantener siempre el optimismo, lo que en esta ocasión parece que estaba justificado.
Por regiones, la brasileña Jane Borges se llevó el título de “Miss Mundo-Américas”, la jamaicana Sara Lawrence, el correspondiente al Caribe y la angoleña Stiviandra Oliveira, el de África, mientras que las tres máximas premiadas se llevaron asimismo las bandas de Miss Europa del Norte, Miss Europa del Sur y Miss Asia-Pacífico.
La escultural venezolana Federica Guzmán, de 24 años y una de las favoritas en la competición, se ganó el título de “Miss en Traje de Baño”, decidido en un pase anterior a la gala, mientras que la canadiense Malgosia Majewska, de 24 años, el de “Miss Deportista”.
Asimismo, la irlandesa Catherine Jean Milligan, de 19 años, obtuvo el premio al talento artístico por sus dotes como cantante, y la ghanesa Lamisi Mbillah, de la misma edad, el de “Miss Púrpura”.
La gala de la Kongresowa fue presentada por la moderadora de la televisión china Angela Chow, la polaca Grayzna Torbicka, y el británico Tim Vicent, y contó con las actuaciones de Robin Gibb, el grupo irlandés Westlife y el cuarteto de ópera pop Amici.
Gibb, prácticamente sin voz, fue asimismo el encargado de cantar la pieza, con las 104 “misses” más o menos emocionadas, llorosas, relajadas o algo disgustadas, incluso, sobre el escenario, bailando o abrazándose entre sí.
En sus dos horas de duración, las bellezas desfilaron y bailaron en variadas vestimentas, del bikini a sensuales trajes largos, y las 16 que pasaron a la ronda de finalistas tuvieron oportunidad de presentarse al público en cortos filmes previamente grabados.
La gala final fue transmitida en directo a 200 países, según datos de los organizadores, y tuvo lugar, por primera vez en los 56 años de historia del certamen, en un país del antiguo bloque comunista, hoy miembro de la Unión Europea (UE).
Varsovia aprovechó la oportunidad de tener a ese centenar largo de bellezas internacionales en la ciudad para promocionarse como destino turístico y llevó a cabo una intensa campaña publicitaria.
Durante todo el mes pasado, las misses participaron en múltiples eventos y posaron en los puntos más representativos de la ciudad y del resto del país, incluida Gdansk, donde las recibió el fundador del sindicato Solidarnosc y ex presidente del país, Lech Walesa.
“Varsovia es la capital de la belleza estos días”, dijo el alcalde de la ciudad, Kayimierz Marcinkiewicy, en la recepción previa a la final, celebrada en la embajada china, país que acogió el certamen en varias ediciones anteriores.