Variedades

El espíritu trasgresor de John Lennon

* El documental “The U.S. vs. John Lennon” abarca el periodo entre 1966 y 1976, años en los que el integrante de Los Beatles se dejó oír cada vez más alto en contra de la injusticia

Los Ángeles / EFE
Una guerra dudosa, escuchas ilegales, un artista criticado por defender la paz. ¿Suena familiar? Eso sugiere el estreno del documental “The U.S. vs. John Lennon”, una mirada a un pasado demasiado actual. Como recuerdan los autores del filme, David Leaf y John Scheinfeld, antes de la guerra de Irak, antes del Gobierno de Bush, antes de las Dixie Chicks estuvo Lennon.
Pero la coincidencia de estos elementos actuales, así como el cambio en el clima político desde el 11-S fueron fundamentales para que este documental sobre lo que consideran “la guerra secreta contra John Lennon” se hiciera realidad.
La voz de Los Beatles
“The U.S. vs. John Lennon” abarca el periodo entre 1966 y 1976, años en los que el integrante de Los Beatles se dejó oír cada vez más alto en contra de la injusticia, la guerra y en favor de la paz mientras las autoridades estadounidenses intentaban deportarle. También quiere ser un recordatorio hacia una figura que en opinión de los directores es poco más que un cliché para las nuevas generaciones.
El estreno de “The U.S. vs. John Lennon” coincide con otras recientes muestras de “beatlemanía”, como los sellos postales que acaban de salir en el Reino Unido o en el nuevo musical que este año estrenó en Las Vegas (EU) el Circo del Sol.
Sin embargo, esta sempiterna popularidad nunca ayudó a los dos “beatle-maniáticos” a realizar su documental, un proyecto que las productoras recibían con una gran falta de interés.
La otra faceta de Lennon
Yoko Ono, viuda de Lennon y la que estuvo a su lado durante la mayor parte de este periodo, lo vio con otros ojos.
“Es una historia real y muy importante que no ha sido discutida tanto como su vida personal”, resumió Ono durante la presentación del documental en una rueda de prensa en Nueva York.
Ono se unió al proyecto facilitando los elementos más poderosos de sus 99 minutos de duración: las declaraciones y las imágenes de Lennon, muchas de ellas en grabaciones apenas vistas.
Una historia que también se apoya en numerosas entrevistas con políticos o periodistas como Carl Bernstein, cuyos artículos descubrieron el escándalo del Watergate.
Como asegura Leaf en las notas de producción, su deseo es el de contar el “microcosmos” de Lennon, su lucha contra el gobierno de EU y sus intentos de deportarle para evitar que se convirtiera en un líder del movimiento pacifista, con el “macrocosmos” del paisaje político y cultural del país en esos años.
Sin embargo, una vez más la crítica parece más interesada en la parte de Lennon más comentada en la prensa del corazón que en lo que los documentalistas describen como “su historia olvidada”.
Como critica el periódico “Variety”, la estrecha colaboración con Ono ha proporcionado un acceso sin precedentes a los archivos del legendario artista asesinado por un fan obsesionado el 8 de diciembre de 1980.
Pero también hace que el documental “siga las directivas de la biografía aprobada por Ono y que muestra a Lennon como un santo, borrando los periodos turbulentos y los años que pasaron separados”.