Variedades

Madonna llega a Rusia


Moscú / EFE
La cantante estadounidense Madonna llegó ayer a Moscú, donde actuará hoy por primera vez con un polémico concierto rechazado por católicos y ortodoxos, y del que los organizadores esperan sea el mejor de su gira mundial de presentación de su último disco, “Confessions on a Dance Floor”.
Mientras que la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) y los católicos han pedido a sus fieles que boicoteen el espectáculo, el promotor de la gira, Arthur Fogel, dijo en una rueda de prensa que “Madonna tiene muchas ganas de actuar mañana (hoy) en Moscú y, estoy seguro, demostrará todo de lo que es capaz. Será el mejor concierto de la gira”.
Sin censura
Fogel agregó que Madonna no tiene previsto imponerse ningún tipo de censura para satisfacer a la Iglesia --que ha pedido a la cantante que no se crucifique en el escenario y evite las poses “obscenas”--, por lo que los moscovitas podrán ver una actuación sin cortes.
La llegada de Madonna está envuelta en una gran polémica y misterio, debido a las supuestas amenazas de las que fue objeto por parte de la mafia rusa y las feroces críticas de los fundamentalistas ortodoxos.
Por el momento, se desconoce dónde se hospedará la cantante, que llegó en un avión privado.
Amenazada
Según la prensa británica, la mafia rusa amenazó con secuestrar a los hijos de Madonna si ésta actuaba en Moscú, aunque la Policía rusa ha quitado hierro a tales amenazas.
Los fieles seguidores de la cantante de “Like a virgin” se temieron lo peor, ya que Madonna ya canceló sus conciertos en Israel, en 2004, después de recibir amenazas terroristas.
El concierto tendrá lugar el martes en el estadio olímpico de Luzhnikí, que acogió las actuaciones de Bob Dylan (1985), Michael Jackson (1993) y los Rolling Stones (1998), y tiene capacidad para 84,745 espectadores.
Las medidas de seguridad sin precedentes incluyen el despliegue de centenares de policías antidisturbios y el cierre durante 24 horas de la estación de metro más cercana al estadio.
Fogel asegura que el escenario del concierto es de “primer nivel”, aunque los propios organizadores habían elegido como primera opción la Colina de los Gorriones, el lugar más alto de la capital rusa.
No obstante, los organismos de seguridad moscovitas se opusieron a la celebración del concierto en ese lugar, debido a la imposibilidad de garantizar la seguridad de los asistentes.
La más esperada
Más de 50 mil personas asistirán hoy por la noche al concierto más esperado de los últimos años en Moscú, ciudad poco acostumbrada a conciertos multitudinarios de estrellas de la música.
Por lo visto, Madonna hará oídos sordos a los llamamientos del arzobispo católico de Moscú, Tadeuz Kondrusiewicz, que le pidió “encarecidamente” que no se crucificara en el escenario y se abstuviera de poses “obscenas”.
El episodio en el que la cantante aparece colgada de una cruz con una corona de espinas en la cabeza es el que más ha escandalizado a los fieles ortodoxos rusos, que han pedido al Patriarca, Alexis II, que condene a los organizadores.
La Unión de Abanderados Ortodoxos ya ha dicho que “hará todo lo que esté a su alcance para abortar el concierto de Madonna”, a la que acusan de “sacrilegio”.
Al ser su primera visita a Rusia, Madonna tendrá una ocupada agenda cultural, en la que destaca el Kremlin, sus famosas iglesias ortodoxas, la Plaza Roja y un museo de pintura rusa por confirmar.