Variedades

Internet, nueva autopista musical

* Los internautas pueden catapultar a un grupo a la fama, acabando con el mito de que los vídeos musicales deben costar millones de dólares y estar dirigidos por realizadores de prestigio

Nueva York / EFE -Se acabó el ir con los instrumentos a cuestas y las largas horas de viaje por carretera; los aspirantes a estrellas de la música han descubierto en Internet la mejor forma de mostrar su trabajo para ganar seguidores y contratos discográficos.
Sitios web como “YouTube”, “MySpace” o “SingingFools”, entre otros, ofrecen a los ídolos musicales del mañana la posibilidad de difundir su música y vídeos, y hacerlos accesibles a los millones de usuarios de estas redes de socialización virtuales.
Internet le ha dado a los consumidores el poder, hecho que no ha pasado inadvertido para las grandes compañías discográficas, algunas de las cuales, como EMI Music, han decidido aprovechar el tirón para promocionar algunos de sus grupos.
Adolescentes consumidores
Hasta este momento, “el consumidor no ha estado nunca en el centro de la industria”, explicó Adam Klein, vicepresidente de EMI, a “USA Today”, quien aseguró que las compañías empiezan a mirar el negocio “a través de estas lentes”.
Los adolescentes --los mayores consumidores de la industria musical-- se aconsejan unos a otros sobre qué escuchar, ver o comprar a través de los mensajes y las listas que se publican en estas comunidades de navegantes electrónicos.
El último bombazo llegado de la red lo protagonizó “OK Go”, una de las bandas menos conocidas de la discográfica de Klein.
Esta banda de rock alternativo de Chicago rodó en el patio de la casa de uno de sus integrantes el vídeo de uno de sus temas, “A Million Ways”, en el que los cuatro componentes del grupo realizaban un original baile sincronizado.
El vídeo sirvió como escenografía para algunos conciertos de la banda y de ahí llegó a “YouTube”, donde en menos de seis meses se ha convertido en el clip musical más demandado de la corta historia de esta página web, con más de nueve millones de descargas.
Internautas y la fama
La experiencia de “Ok Go” ha demostrado que los internautas pueden catapultar a un grupo a la fama, acabando con el mito de que los vídeos musicales deben costar millones de dólares y estar dirigidos por realizadores de prestigio.
“A Millon Ways” sólo costó 4.99 dólares, el precio de una cinta de vídeo.
El segundo vídeo del grupo, “Here It Goes Again”, amenaza con superar el listón, ya que desde que apareció en la página --hace cerca de cuatro semanas-- ha recibido más de 3,5 millones de visitas y su curiosa coreografía, conocida como “treadmill dance” --realizada sobre cintas para correr--, ha llegado hasta la MTV.
El éxito de “OK Go” propició que “YouTube” abriera el pasado junio un canal dedicado a la música, en el que se han inscrito ya más de 120 mil intérpretes y grupos, según la página.
Hasta famosos usan la web
Incluso Sean “P Diddy”, uno de los grandes productores de la inagotable cantera del “Hip-Hop” estadounidense, utiliza este canal para promocionar sus trabajos y los de los grupos de su sello musical, Bad Boy Label.
Por su parte, “MySpace” ofrece una curiosa novedad: los cerca de tres millones de grupos musicales registrados cuentan con la posibilidad de vender su música --al precio que ellos crean conveniente-- directamente a los seguidores.
Actualmente la red cuenta con más de 100 millones de miembros que crecen a un ritmo de 500 mil diarios, lo que ofrece una más que atractiva perspectiva para todos los grupos que pretenden triunfar y no cuentan con el respaldo de una compañía.
La página se define a sí misma como “una herramienta de promoción para los artistas que mañana serán estrellas”, pero con humor no deja de prevenir a los aspirantes. “Por si no lo consigues, no te despidas de tu trabajo diario”.