Variedades

Críticas son un "síntoma de envidia"


Buenos Aires / EFE
El cantautor guatemalteco Ricardo Arjona, que se prepara para actuar en Buenos Aires ante 200 mil personas, dice que las críticas a su música son “un síntoma de envidia”, y que más que golpearle le entristecen.
El artista tiene agotados los boletos para los 30 recitales que ofrecerá, iniciando el viernes en el Luna Park, todo un récord para ese estadio cerrado de la capital argentina.
De regreso a Argentina
“Más allá de cómo me va en el mundo, lo que me sucede en Argentina es único. La gente trata de buscarle explicaciones a estos acontecimientos que lo rebasan a uno”, dijo Arjona en una entrevista publicada por el diario Clarín, de Buenos Aires.
Para el cantante, de 42 años y 20 de carrera musical, este “fenómeno” se explica por el hecho de que sus visitas a Argentina son espaciadas y porque tiene una relación de larga data con el público del país sudamericano.
“Esto del Luna podría ser leído como algo raro si se tratara de un cantante nuevo. En cambio, aquí hay alguien que ha sabido bancarse (aguantar), como dicen ustedes, el bar, la calle, el teatro... Yo luché por no fallar y no fallarme. No me amparo en disfraces, soy esto a todas las luces”, aseguró.
Puras envidias
Respecto de las críticas a su música, Arjona dijo que, más que golpearlo, le “dan tristeza”, sobre todo cuando van dirigidas a “alguien porque le está yendo bien”.
Sobre los comentarios negativos que ha tenido la canción “De vez en mes”, que habla sobre la menstruación, dijo que contiene las frases “más lindas” de su último disco, “Adentro”, que está séptimo en ventas en Argentina.
“En definitiva, lo siento como un enorme síntoma de envidia pensar que lo popular pueda ser malo. Me molesta también cuando dicen que yo estoy metido en el marketing. Qué va... no soy un matemático de la emoción: jamás, lo juro, planifiqué una canción para lograr impacto”, aseguró el músico, que llegará el miércoles a Buenos Aires.