Variedades

Un derroche musical

Fue una noche inolvidable con algunos de los actuales exponentes de la música latina, en una avalancha musical con alegría y mucho sabor

Doren Roa

El viernes por la noche, en el exitoso Segundo Festival de Música Latina, no sólo Miranda y la 5ta Estación hicieron de las suyas, sino que también causaron revuelo Julieta Venegas y Elefante, en un derroche de energía y mucho ritmo.
Así, los buenos ánimos y la alegría se mantuvieron firmes en todas las rondas musicales del festival realizado contiguo al edificio Pellas, evento patrocinado por EL NUEVO DIARIO, la empresa telefónica Enitel y su nueva marca Claro, entre otras empresas.
Con lo mejor
Luego de la apertura con sabor caribeño de Philip Montalbán, seguido de pop electrónico de Miranda, continuó la agrupación española la Quinta Estación, quienes sellaron su presentación con la tonada “El sol no regresa”, la cual fue interpretada por segunda ocasión.
Fue entonces el turno de Julieta Venegas, quien apareció sobre el escenario estremeciendo a los presentes con sus temas “Dulce compañía”, “Andar conmigo”, “Sin documentos”; siendo este último una creación de la banda conocida como Los Rodríguez. A la vez incluyeron en su repertorio una tonada de los argentinos La Mosca, la cual se titula “Te quiero comer la boca”.
El público, casi extasiado con sus aplaudidores color naranja en mano, entonó hasta el cansancio el último tema de su álbum “Sal y limón”, titulado “Me voy”, el que actualmente está en los primeros lugares de audiencia y que ejecutó con su inseparable acordeón.
Una estampida melódica
Con el adiós a Julieta, pronto entró la banda Elefante, derramando alegría y buena nota musical al público. “El abandonado” fue la rola de apertura para estos mexicanos, tema que recordó cuando Rayli era el vocalista de la banda.
No podía faltar, sin duda, la tonada que los ha mantenido en el lugar que se merecen: “Durmiendo con la luna”. Entre los temas de su repertorio incluyeron “Mentirosa”, “Ángel de la guarda” y “El país de la sonrisa”.
La interacción no pasó desapercibida para los paquidermos mexicanos, quienes se caracterizan por ser eternos enamorados de las mujeres. Y no lo ocultaron en ningún momento, pues entre canto y canto Jorge, el actual vocalista de la banda, repetía: “La mujer es lo más hermoso que tienen los hombres” o “Que vivan las mujeres”, frases que el público celebró con aplausos y gritos ensordecedores.
La banda se despidió dejando al público encendido, en un festival exitoso, bien organizado, con la seguridad policial “ojo al cristo”, lo que permitió el buen desarrollo de esta celebración.
Éstos y otros motivos dejaron en los presentes buenos ánimos en espera para el Tercer Festival de la Música Latina del próximo año.