Variedades

‘Consorcio’ en Nicaragua

Su visita programada para finales del mes de octubre es un regalo especial para los jóvenes del ayer

Edith Pineda

La agrupación Consorcio, integrada por las grandes voces que en los sesenta brillaron como integrantes de Mocedades, llegará a Nicaragua el próximo mes de octubre.
Así lo informó el señor Salvador Espinoza, Director de Relaciones Públicas de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen).
El trasfondo de esta actividad es la celebración de los 15 años de Aproquen. Espinoza aseguró a EL NUEVO DIARIO la llegada de estos grandes intérpretes de la canción romántica, aunque la fecha aún no se ha definido, adelantó que será en los últimos días del mes de octubre.
El concierto del grupo Consorcio será en el Centro de Convenciones del Hotel Crowne Plaza-Managua. Los detalles de taquilla se darán a conocer en días próximos.
Los artistas
Consorcio fue lanzado al mercado musical a mediados de 1993. Amaya Uranga, Iñaki Uranga, Sergio y Estíbaliz, Carlos Zubiaga y Rosa León, bajo el lema “un grupo joven de veteranos”, han puesto en el mercado musical producciones originales como: “Las canciones de mi vida”, “De ida y vuelta”, “Lo que nunca muere”, entre otras.
Además, Consorcio ha lanzado recopilatorios en los que interpretan temas de grandes compositores. La mayoría éxitos del ayer que muy pronto el público nacional podrá escuchar en lo que promete ser una velada especial.
Aproquen celebra
Cabe destacar que desde inicios de este año Aproquen ha realizado una serie de actividades con el objetivo de celebrar su cumpleaños número quince. Esta organización sin fines de lucro fue fundada en 1991, con el propósito de proveer atención médica especializada gratuita a niños víctimas de quemaduras de escasos recursos de Nicaragua y Centroamérica.
Recordemos que el nacimiento de Aproquen fue motivado por el trágico accidente que doña Vivian Pellas sufrió el 21 de octubre de 1989, junto a su esposo Carlos Pellas.
“Es una fecha que establece para mí el conocimiento real del dolor, no sólo físico sino también psíquico. Fue un desastre como pocos y creo firmemente que a partir de ese día estoy unida en un nudo indisoluble con quienes sufren y luchan por sobrevivir y que a pesar de todo pronóstico no pierden la fe y sostienen sus vidas buscando una luz que los lleve hasta un lugar seguro como yo lo encontré aquella mañana de octubre”, declaró la señora Pellas.
Como reza su lema, a través de los años han logrado convertir “lágrimas en sonrisas” y es precisamente ese logro lo que los motiva a celebrar a lo grande su aniversario.