Variedades

Tom Cruise pide disculpas a Brooke Shields

* Los dos actores han hecho las paces, pero Cruise no ha cambiado su opinión sobre los antidepresivos, a los que describe como “malsanos”

El actor Tom Cruise ha pedido disculpas a su colega Brooke Shields por haberla criticado por tomar antidepresivos tras dar a luz, según dijo la propia actriz.
Shields, de 41 años, explicó que Cruise le llamó por teléfono y pasó por su casa el jueves para que le perdonase.
“Me pidió disculpas de corazón”, dijo Shields en una entrevista en la cadena de televisión “NBC”.
“Me impresionó que fuera tan honesto. No sentí en ningún momento que tuviera que defenderme o que él quisiera convencerme de otra cosa aparte de que lo lamentaba mucho. Yo acepté la disculpa”, relató Shields. Cruise criticó el año pasado a la actriz por usar el fármaco “paxil” contra la depresión tras dar a luz a su primera hija, Rowan, en 2003.
El actor es un adepto de la Cienciología, una religión que mantiene que la depresión debe tratarse con ejercicio, vitaminas y terapia, y no con medicinas.
Su portavoz, Arnold Robinson, confirmó en un comunicado que los dos actores han hecho las paces, pero insistió en que Cruise no ha cambiado su opinión sobre los antidepresivos, a los cuales describió como “malsanos”.
El conflicto surgió en una entrevista en junio del año pasado, en la que Cruise criticó el uso de fármacos para tratar la depresión, calificó a la psiquiatría como una “seudo-ciencia” y arremetió contra Shields.
La actriz le respondió en un artículo de opinión en el diario “The New York Times”, en el que dijo que sus comentarios eran “ridículos”.
“No me encantaban las drogas. En efecto, dejé de tomarlas prematuramente y tuve una recaída en la que estuve a punto de estrellar mi automóvil contra un muro con Rowan en el asiento trasero. Pero esos medicamentos y las sesiones de terapia fueron los que me salvaron a mí y a mi familia”, dijo entonces Shields.
Shields explicó su experiencia en detalle en un libro sobre la depresión que publicó el año pasado, en el que dijo que tomó los antidepresivos para combatir los pensamientos suicidas que la agobiaron tras dar a luz a su hija.
Los comentarios de Cruise sobre el tema no han sido el único comportamiento heterodoxo del actor.
En una intervención en el programa de entrevistas de Oprah Winfrey saltó repetidamente en el sofá de los invitados y gritó: “Estoy enamorado. Estoy enamorado”.
El objeto de sus aprecios es la actriz Katie Holmes, a quien achucha en público en toda ocasión y con la que tuvo una hija, Suri, hace 19 semanas y de la que no se ha visto ninguna foto.
Sus excentricidades y su defensa acérrima de la Cienciología hicieron que el presidente de Viacom, Sumner Redstone, calificara su comportamiento de “intolerable” en una entrevista en el diario “The Wall Street Journal”, en la que señaló que con sus actos Cruise se ganaba la animadversión del público.
La productora de Cruise y la empresa Paramount, que es parte de Viacom, terminaron una asociación de 14 años la semana pasada.
No obstante, Cruise ya ha encontrado otra fuente de financiamiento para sus proyectos: la empresa First and Goal, controlada por Daniel Snyder, dueño del equipo de fútbol americano Washington Redskins.