Variedades

Brad Pitt ayuda a Nueva Orleans


Los Ángeles/EFE
Con un amistoso “vamos a pasar mucho tiempo por aquí” Brad Pitt ha comenzado su último proyecto de amor: la reconstrucción de Nueva Orleans, una meta que comparte con muchos otros famosos de Hollywood.
La ciudad lucha con volver a la normalidad después de que quedara inundada en un 80 por ciento tras el paso del huracán Katrina.
Pero un año después del peor desastre natural vivido en EU, hace falta más ayuda y Pitt está dispuesto a arrimar el hombro.
La estrella de Hollywood de 42 años rompe corazones con una carrera llena de filmes populares en los que, aunque no quiera, siempre es el guapo de la película: “Sr. y Sra. Smith” (Mr. & Mrs. Smith), “Troya” (Troy) o “Leyendas de pasión” (Legends of the fall), entre otras.
También es una de las figuras más presentes en la prensa del corazón tras su idilio con Angelina Jolie, su pareja sentimental y madre de su primera hija biológica, Shiloh Nouvel Jolie-Pitt.
Pero, además, Pitt es un amante de la arquitectura, amigo del arquitecto Frank Gehry, parte del “consejo de sabios” para la rehabilitación del corazón de Los Ángeles y enamorado del legendario Antonio Gaudí.
Y sus intereses personales están cada vez más cerca de la filantropía, vinculada a las labores humanitarias de Jolie en África, y ahora en parte de la reconstrucción de Nueva Orleans, ciudad en la que rodará su próxima cinta, “The curious case of Benjamin Button”.
“En una catástrofe primero ayudas a los más necesitados y hemos fracasado en eso”, recalcó a su paso esta semana por Nueva Orleans.
La ciudad que adoptará como su hogar en enero y febrero conseguirá unir, al menos durante ese período, sus tres amores: la arquitectura, la beneficencia y la interpretación.
Pitt está al frente de un proyecto de vivienda ecológico para el Lower Ninth Ward, el barrio más dañado por la rotura de los diques al paso del Katrina.
El plan ha sido bautizado como “Greenola”, una mezcla entre el poder de los verdes (green) y las siglas de Nueva Orleans y Luisiana, y cuenta con el apoyo del grupo ecologista Globe Green USA.
Para ponerlo en marcha, Pitt ha puesto de su bolsillo 200,000 dólares para patrocinar un concurso entre arquitectos y dotar al premio. Los ganadores han sido dos neoyorquinos, con un diseño de viviendas asequibles, ecológicas y sólidas.
Además, Pitt piensa mantener su apoyo para recaudar los de 3.5 a 5 millones de dólares que costará la edificación de estas seis casas, dos bloques de apartamentos, un jardín común y una guardería.
“Eso es lo que admiro, que con toda su fama alguien como Brad Pitt tome su foco y lo enchufe hacia África, para que veamos sus problemas, o ahora hacia Nueva Orleans”, admitió a EFE el también actor Jsu García.
Pitt no es el único inspirado por Nueva Orleans para hacer el bien.
El realizador Spike Lee es el autor del documental de cuatro horas producido para la cadena HBO “Cuando se rompieron los diques” (When the levees broke).
Nicolas Cage destinó, además, un millón de dólares del salario que recibió por la película “World Trade Center” a los damnificados del Katrina.
“Tengo una casa en Nueva Orleans. No le pasó nada, pero es una ciudad en la que he pasado muy buenos momentos y quiero ayudar a que siga siendo así”, reconoció Cage a la prensa después de haber rodado allí entre otros filmes su debut como director, “Sonny”.
Sin necesidad de tener una casa en Nueva Orleans Sean Penn regresa en septiembre a la ciudad en la que se unió a los esfuerzos de ayuda y rescate después de ocurrida la tragedia.
Allí celebrará el próximo 16 de septiembre la gala de estreno mundial de su próxima película, “Todos los hombres del rey)” (All the king’s men), una historia que transcurre en Luisiana y que es uno de los filmes más esperados del año.
Su estreno vendrá seguido de una “celebración a lo Nueva Orleans” dispuesta a recuperar no sólo el turismo, sino también el espíritu de lo que antes del huracán se empezaba a conocer como “el Hollywood del sur”.