Variedades

Imprima un clásico en casa

El motor de búsqueda en Internet Google planea ofrecer a sus clientes la posibilidad de descargar e imprimir novelas clásicas sin costo alguno.

Una herramienta de búsqueda de libros desarrollada por Google, permitirá a los internautas imprimir libros clásicos como La Divina Comedia, de Dante, o las Fábulas de Esopo, y otros muchos libros a los que ya no aplican los derechos de propiedad intelectual. Hasta ahora, el servicio sólo permitía leer estos libros en la pantalla.
El servicio de búsqueda de libros de Google es parte de un proyecto más amplio de poner más libros disponibles en formato electrónico, lo que permitirá realizar búsquedas dentro de su contenido.
En ese proyecto, junto a Google están trabajando la universidad de Oxford en el Reino Unido, y las universidades de Harvard, Stanford, de Michigan y de California, así como la Biblioteca Pública de Nueva York, todas en Estados Unidos.
Desde hace algunos años, los voluntarios que trabajan para el así llamado "proyecto Gutenberg" han estado copiando libros que están liberados de las restricciones de propiedad intelectual como archivos de texto, que luego pueden ser impresos, leídos en pantalla o trasladados a un procesador de textos para ser editados.
Pero la oferta de Google de los archivos en PDF es el primer servicio de este tipo que ofrece estos libros en un formato "listo para imprimir".
El dispositivo de búsqueda de Google no ofrece acceso a los libros a los que aún aplica el derecho de propiedad intelectual. Para esos libros, sólo están disponibles algunos extractos y las bibliografías.
Impulso a la biblioteca de Google
El proyecto inició cuando la Universidad de California y Google se unieron para expandir el proyecto de biblioteca digital del buscador más popular de Internet. El acuerdo permitiría a Google digitalizar "varios millones" de títulos de los aproximadamente 34 millones que residen en las bibliotecas de la Universidad de California.

El ambicioso proyecto, que enfrentó demandas legales, busca digitalizar los libros de las bibliotecas de las principales universidades en EE.UU. y otras naciones. Desde que Google lanzó el proyecto hace casi dos años, tres grandes universidades de EE.UU. (Stanford, Michigan y Harvard), han contribuido al mismo con sus vastas colecciones de libros.
La biblioteca pública de Nueva York y la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, también han permitido que la empresa digitalice algunas obras de sus colecciones.
La Universidad de California cuenta con 10 sedes y se afirma que tiene la biblioteca académica y de investigación más grande del mundo. Su decisión de trabajar junto al motor de búsqueda en Internet representa el mayor impulso recibido por el proyecto hasta ahora.
Se espera que el proceso de digitalización dure varios años y se cree que le costará a Google decenas de millones de dólares.
Derechos de autor
La empresa busca agregar a su motor de búsqueda textos que, por el momento, sólo están disponibles a través de las bibliotecas universitarias. Si el material está protegido por derechos de autor, sólo mostrará una parte. Pero los libros catalogados como del dominio público no están protegidos por derechos de autor, por lo que pueden publicarse íntegramente.
Dos agrupaciones (la Asociación de Editores de EE.UU. y el Gremio de Autores) demandaron a Google el año pasado. Argumentan que la compañía no puede acumular versiones digitales de material protegido por derechos de autor (aún viniendo de una biblioteca) sin permiso.