Variedades

En crisis sistema de estrellas

Hollywood ha descubierto que sus estrenos más taquilleros de los últimos años no son los que cuentan con sus mayores nombres

Los Ángeles / EFE -Hollywood examina la situación creada tras la confirmación del despido del actor Tom Cruise de Paramount, señal aparente de que los estudios están cansados de los comportamientos excéntricos de sus estrellas y de sus sueldos millonarios.
Summer Redstone, Presidente de los estudios Paramount y patriarca de la industria del cine, afirmó en "The Wall Street Journal" que los catorce años de relaciones entre su compañía y el sello de producción de la estrella, Cruise/Wagner, han llegado a su fin.
"Su comportamiento reciente es inaceptable", afirmó Redstone, que tiene 84 años y construyó el tercer conglomerado mediático más importante del país.
El más lucrativo y el más caro
Sus palabras ponen fin a una productiva alianza entre el estudio y Cruise, quien produjo catorce películas (no todas para Paramount) y le dio al conglomerado más que cualquier otra estrella.
También fue la más cara, con unos costos cubiertos por Paramount por encima de los 10 millones de dólares anuales, cuatro veces más que los acuerdos de producción de otras estrellas, como Tom Hanks, Brad Pitt o Johnny Depp, entre otros.
Dados los recortes económicos que se viven en Hollywood, el final de la alianza de producción con Cruise era una noticia esperada.
Lo sorprendente han sido las formas, con el presidente del estudio criticando a una de las estrellas más taquilleras de la industria, a quien culpa de los pobres ingresos de su último estreno, "Mission: Impossible III".
La cinta fue uno de los grandes estrenos del verano, con un coste de 150 millones de dólares y un acuerdo salarial con Cruise que supuestamente le reportó a la estrella, de 44 años, 80 millones de dólares, tras cobrar su porcentaje de los ingresos.
Sin embargo, "Mission: Impossible III" tan sólo recaudó 133 millones de dólares en Estados Unidos y no llegó a los 400 millones de dólares en todo el mundo. Según los analistas, la cifra está entre unos 100 y 150 millones de dólares por debajo de lo esperado.
Efectos por excentricidades
Ni Redstone ni Paramount han querido ahondar en las declaraciones al periódico, pero otras fuentes, que prefirieron no revelar su identidad, indicaron que culpan de esta pérdida económica a los excesos públicos del actor y su proselitismo de la Iglesia de la Cienciología, a la que pertenece desde 1990.
Todos estos despliegues han mermado su popularidad, según las encuestas, aunque la revista Forbes aún le sitúa este año al frente de la lista de los más poderosos en Hollywood.
No es el único
Cruise no es la única estrella que siente las iras de Hollywood. Recientemente,
Mel Gibson también recibió abiertas amenazas de algunos de los principales jefes de estudio por su comportamiento, supuestamente, racista y machista cuando fue detenido por conducir ebrio. Igual le sucedió a Lindsay Lohan.
Y Jim Carrey, el primer actor que cruzó la barrera de los 20 millones de dólares por película, también vio estos días cancelados sus dos próximos proyectos ante el fracaso de sus últimos estrenos.
Una cadena de estrellas en crisis que llega en un momento en el que, como recuerda el analista Gitesh Pandya, de BoxOfficeGuru, "Hollywood ha descubierto que sus estrenos más taquilleros de los últimos años no son los que cuentan con sus mayores nombres".