Variedades

Ciudad del Sexo y centro erótico


Dos trabajos de graduación que plantean la construcción en Río de Janeiro de una Ciudad del Sexo en el barrio de Copacabana y un centro erótico en la zona portuaria han desatado una polémica que divide a autoridades, arquitectos y vecinos.
La Ciudad del Sexo, trabajo de graduación del arquitecto Igor de Vetyemy, propone un complejo de 500 metros de extensión y tres pisos de altura con formas fálicas, en cuyo interior habría recintos para experimentar las 64 posiciones del Kama Sutra, consultorios médicos y espacios dedicados a la práctica del sexo entre parejas.
El Centro Erótico Carlos Zéfiro, que lleva el pseudónimo del brasileño precursor de las historietas picantes que iniciaron a muchos jóvenes en el sexo en los años 50, ocuparía dos bodegas sin utilizar del puerto carioca.
Villas de prostitución
Allí se levantarían villas de prostitución femenina y masculina y una tienda especializada, según la arquitecta Christiane Gomes, de 32 años.
Ante la polvareda que han levantado con sus ideas, Vetyemy y Gomes comenzaron a diseñar una estrategia conjunta para llamar la atención del Instituto de Arquitectos de Brasil.
“La idea es quebrar tabúes”, dijo a los periodistas Vetyemy, de 25 años, cuyo proyecto fue recibido con honores por el comité calificador de su universidad y para su construcción requiere recursos del orden de los 118 millones de
dólares.
Desaparece entusiasmo
El alcalde de Río de Janeiro, César Maia, que en principio se mostró entusiasmado, cambió radicalmente de idea después de que las ocho asociaciones de moradores de Copacabana, en el sur de la ciudad, repudiaron con vehemencia la Ciudad del Sexo.
“¿Será que ésa es una bella invención de un arquitecto joven para atraer la atención sobre su talento?”, se preguntó Maia en un diálogo con periodistas.
La presidenta de la Organización No Gubernamental Davida, que ofrece asistencia sanitaria y jurídica a miles de prostitutas de Río de Janeiro, rechazó la idea del Centro Erótico Carlos Zéfiro por pretender restringir “el espacio de la prostitución”.
“Mi objetivo es crear un espacio en que todas las formas de sexo puedan ser discutidas, expuestas de manera clara y de muchas formas experimentada “, escribió Gomes en la presentación de su trabajo.
A favor de ambos proyectos se han manifestado artistas y arquitectos que consideran necesario buscar espacios apropiados e innovadores para la discusión abierta del sexo y sus prácticas.