Variedades

Ecuatoriana gana Miss Gordita

* Fue elegida de entre 30 competidoras de mucha talla, en una gala celebrada este sábado en la ciudad toscana

Una joven ecuatoriana de 21 años, Silvana Vergara, de 156 kilos de peso (343.2 libras), fue elegida ‘Miss Cicciona 2006’ (Miss Gordita), en una gala en la que como ‘mister’ más gordo fue elegido un hombre de 194 kilos (526.8 libras).
Vergara, nacida en Ecuador, pero que vive en Italia desde hace cinco años, fue elegida la más gordita del país en una gala celebrada este sábado en la ciudad toscana de Forcoli, a la que concurrieron 30 candidatas, todas ‘tallas grandes’.
Emocionada por el premio
Silvana Vergara contó que trabaja como asistente de ancianos a domicilio y que estaba muy emocionada por el premio, al que también concursó el pasado año, pero el cetro lo logró una madre de Sorrento, sur de Italia, de 198 kilos.
En medio del buen humor, la ecuatoriana, que se presentó junto a una amiga, no dudó en afirmar que le gustaría trabajar como ‘velina’, las famosas azafatas estilo modelos de los concursos de la televisión italiana que se caracterizan por tipos esbeltos.
Miss Calendario
‘Mi amiga Cristina Sangiorgi, que es rubia, y yo, morena’, podríamos hacer un dúo perfecto, dijo Vergara.
Cristina Sangiorgi fue elegida como Miss Calendario. Como ‘mister’ fue elegido Rossano Nastro, de Ozega, en la norteña Turín, que con sus 194 kilos desbancó a los otros concursantes.
No es ridiculizar
Hombres y mujeres de toda la Italia pueden competir, de cualquier edad, solamente un requisito: el peso mínimo es de 100 kilogramos para las mujeres y 150 para los hombres.
Con más de 15 ediciones de “Srta. Cicciona y señor Ciccione”, estos concursos ya levantan una enorme expectación en todo tipo de medios italianos, provocando el interés de las televisiones y de la prensa local.
“El objetivo del concurso --explica el precursor y organizador de Lazzereschi-- no es ridiculizar a los competidores, todo lo contrario. Con la festividad del Cicciona deseamos dar una oportunidad para aplaudir y obtener el reconocimiento a las mujeres y a los hombres que, generalmente para la mentalidad difundida actualmente, están fuera de los focos y las luces de una pasarela. Nuestra competición ha demostrado que la belleza también existe cuando se tiene kilos de más.