Variedades

Disney despide a uno de cada cinco empleados

* Reducirá casi un cuarto del número de películas que producía y distribuía, de unas 18 cintas anuales, con el objetivo de ahorrar unos 100 millones de dólares por año

El estudio Disney alegó medidas de precaución para mantener la rentabilidad de este sector en riesgo, tras haber anunciado el despido del 20% de sus empleados, a pesar de que sus productos cinematográficos vienen rompiendo todos los récords de taquilla para 2006.
Los estudios de cine Disney habían anunciado el martes la supresión de 650 puestos de trabajo en el marco de una reorganización que se traducirá, además, en una reducción de casi un cuarto del número de películas que producía y distribuía, de unas 18 cintas por año --según la prensa especializada--, con el objetivo de ahorrar unos 100 millones de dólares por año.
Resultado de un 2005 difícil
Aún cuando el estudio estaba muy lejos de registrar pérdidas, sus resultados marcaron una baja en los tres últimos trimestres, como consecuencia de un año 2005 difícil para todo este sector en América del Norte, donde Disney tuvo serios problemas para afrontar a sus competidores.
Otros estudios sufrieron las consecuencias de la desaceleración antes que los productores del Ratón Mickey: Warner Bros. redujo sus efectivos en un 5% en noviembre de 2005, bajo la presión de los accionistas de su casa matriz Time Warner, a pesar de que ésta había anunciado un alza de 80% de sus ganancias trimestrales.
Como si se tratara de una ironía, el anuncio de una reducción de la magnitud de Disney se produce en momentos que en la taquilla han venido marcando hitos: el estudio acaba de batir todos los récords con la segunda entrega de “Piratas del Caribe”, que se convirtió en 10 días en el rey de la taquilla de 2006, en América del Norte, con 258 millones de dólares.
Este éxito llegó cuando otra de sus producciones, “Cars”, el último filme de animación de la alianza de Disney-Pixar, ha logrado recaudar en el mundo entero unos 300 millones de dólares en más o menos un mes de estar en cartelera.
“El momento en que se produce esto es interesante, porque diríamos que hay una contradicción”, opina el profesor Jason Squire, de la Universidad de California del Sur (USC), especialista de la industria cinematográfica.
“Pero este caso (de Disney) forma parte de una reducción cíclica de reducción de los costos y búsqueda de la rentabilidad de los estudios”, afirmó.
Un mercado costoso
Hacer películas hollywoodenses tiene un costo bastante alto: el diario Entertainment Weekly estimaba recientemente que “Superman Return” debía obtener 600 millones de dólares en el mundo para comenzar a darle ganancias a su estudio. En tres semanas en cartelera no ha pasado de los 250 millones.
Por su lado, Disney, a pesar de los éxitos recientes, también tiene una lista de fracasos, como “Stick it”, “Annapolis”, “Stay Alive” y “The Wild”.
Este estudio siempre tuvo como objetivo dirigirse a un público familiar, negándose a prestar su marca para cintas que sean prohibidas a menores de 13 años no acompañados, con la notable excepción de “Pirates 2”.
Su filial Touchstone, que es la que sufrirá más profundamente la reestructuración anunciada, había sido creada hace 20 años para distribuir las películas que se dirigen más que todo a los adultos.