Variedades

Esta Semana en la pantalla grande


Romance y sangre en la pantalla
Entre un drama romántico y fuertes escenas de violencia, la pantalla grande se luce esta semana con las producciones “Casanova” y “Despertar del Diablo”.
Despertar del diablo
Ésta es una nueva versión de la clásica cinta de 1977 dirigida entonces por Wes Craven (Pesadilla en la calle Elm). Así la historia nuevamente nos recrea a una familia que viaja por la carretera y que imprevisiblemente es desviada de su camino, quedando atrapada en medio de una desértica y antigua zona de pruebas nucleares del gobierno.
En medio de la nada, descubrirán la aterradora presencia de una colonia de mutantes afectados por la radiación, hambrientos y ansiosos de nuevas víctimas.
Si de críticas se trata, la opinión internacional apunta a esta producción como el plato fuerte del momento, con grandes oportunidades de convertirse en la mejor de terror de este año. Para quienes gustan disfrutar de historias sangrientas del denominado género “gore”, ésta es una delicia.
Los comentarios en la red la colocan como una versión que copia bastante el estilo de producciones como su antecesora “La masacre de Texas” y “Terror en Amityville”. Digamos que el trabajo de edición y fotografía de este estreno tiene varias similitudes con las películas mencionadas. La diferencia se marca en lo descarnado de la violencia.
La calificación de no apta de menores de 18 no es en vano, es una cinta de contenido fuerte, entre amputaciones, mucha sangre salpicada, asquerosidades y caras feas.
Casanova
Con un año de retraso, víctima del ya clásico pirateo, nos viene el segundo estreno que trata del seductor más famoso del mundo. Según su leyenda, ninguna mujer se le resistía, pero por primera vez en su vida, Casanova (Heath Ledger) está a punto de conocer a la horma de su zapato, una belleza veneciana, Francesca (Sienna Miller), quien por primera vez lo obliga a tragarse su orgullo de macho bien plantado, pues ella se atreve a hacer lo que nadie había hecho hasta ahora: rechazarle.
Tras una serie de estratagemas y diversos cambios de identidad, Casanova consigue interesar a Francesca. Pero está jugando al juego más peligroso al que se había enfrentado hasta ahora, uno en el que no sólo arriesga su vida y su reputación, sino también su única oportunidad de alcanzar el amor verdadero.
En la película también podemos ver a Jeremy Irons, en el papel del Obispo Pucci, que persigue a Casanova esperando pillarle en pleno acto de seducción; Lena Olin como la madre de Francesca, y Oliver Platt como Papprizzio, el prometido de Francesca.