Variedades

El cine del futuro

El nuevo sistema ya se probó en algunas salas de los Estados Unidos. Reduce los costos y los tiempos de distribución de los filmes, además, también servirá para transmitir conciertos o espectáculos deportivos

Hubo un tiempo en que la distribución de películas cinematográficas era una tarea para audaces. Un motociclista debía recorrer calles y avenidas llevando la única copia de un estreno de un cine a otro. Con el tiempo, cuando se extendió el copiado, se acabaron las carreras, pero siguieron vigentes otros problemas, como las copias defectuosas o los errores de proyección.
Sin embargo, todo eso pronto pasará al olvido, ya que se acaba de lanzar un sistema de distribución de filmes por satélite y fibra óptica, el cual revolucionará la forma en que las películas llegan a las salas. Se trata de una red de cine digital denominada Cinema Connexion, desarrollada en conjunto por la empresa aeroespacial Boeing y otras compañías de las industrias del cine, de comunicaciones, de computación y de algunas de las más avanzadas salas de proyección de los Estados Unidos.
Servicios globales
Este nuevo sistema forma parte de un nuevo paquete de servicios de comunicaciones globales de alta velocidad, que consiste en una red satelital cuya función principal es llevar servicios y contenidos digitales a cualquier lugar en cualquier momento.
Básicamente, el dispositivo manda, vía satélite, una película en formato digital a las salas cinematográficas donde será proyectada. Las ventajas de este método de distribución son enormes, dado que permite enviar la película a cientos de lugares a la vez y disminuye los actuales tiempos de distribución.
La distribución tiene el siguiente proceso. Primero se codifica el formato de la película, convirtiendo los datos analógicos en digitales. Luego se guarda en un dispositivo especial denominado QuBit --fabricado por la empresa QuVis--, que comprime los datos en una proporción de 15 a 1, para que ocupen menos espacio, tanto en el dispositivo de almacenamiento como en la transmisión.
Una vez comprimida, la película se almacena en un servidor de computadora denominado Sistema de Administración de Contenidos. Desde allí, y por medio de una antena, los datos digitales se transmiten a un satélite, que a su vez los envía a una o a varias salas cinematográficas donde deberá haber otro servidor similar al del otro extremo. Allí los datos se descomprimen en otro dispositivo QuBit y, finalmente, se reproduce la película mediante un proyector digital.
Este aparato ya se utilizó en varias salas de los Estados Unidos y Europa durante la proyección de películas con muchos efectos, como “Toy Story 2”, “El hombre bicentenario”, “Fantasía 2000”, “La tormenta perfecta” y “Dinosaurios”.
Una vez digitalizados, los contenidos podrán distribuirse vía satélite y por redes de fibra óptica de última generación, según convenga. Además de películas, con el Cinema Connexion también se podrán transmitir eventos especiales, como espectáculos deportivos o conciertos de rock. Otra de las ventajas del cine digital es que supera con creces la calidad técnica de las películas que el espectador está acostumbrado a ver actualmente en la pantalla grande.
Basta de rayas y temblores
Durante la presentación del sistema, Tig Krekel, Presidente de Boeing Satellite Systems, dijo que “con los avances en tecnología, el cine digital no sólo ha igualado la calidad de los filmes de cinta, sino que los superó, relegando al pasado las películas rayadas y descoloridas y los temblores de la pantalla. Ahora que la cuestión de la calidad fue resuelta se abren más oportunidades para el cine del futuro”.
Además, Cinema Connexion permite enviar una película a miles de cines en cualquier parte del mundo en cuestión de horas y con costos de distribución muy bajos. Y la calidad de las imágenes digitales no se degrada con el tiempo.
El sistema ya fue presentado en los Estados Unidos en las salas de AMC Entertainment --una serie de complejos cinematográficos de avanzada-- y pronto estará disponible en otros países. Pero las salas deberán estar acondicionadas para recibir la señal del satélite y provistas del descompresor de imágenes y del proyector digital.
Y eso no es todo. Gracias a esta misma tecnología, los pasajeros de aviones, por ejemplo, podrán tener acceso a Internet, televisión, cine, noticias y cualquier forma de comunicación de datos a alta velocidad, como si estuvieran en sus casas.
*Tomado de Clarín.com