Variedades

Intentan robar fórmula de Coca-Cola

* Se presentaron ante los rivales e intentaron vender el documento en 1.5 millones de dólares

La fórmula de la Coca-Cola, el secreto mejor guardado de la centenaria compañía, está a salvo, pese a la operación de espionaje industrial que ha sufrido la empresa y que fue abortado gracias a la ayuda de su eterna rival, Pepsi.
El viernes tenían previsto testificar ante un juez de Atlanta las tres personas detenidas el miércoles por tratar de vender secretos de la compañía de bebidas a su competidora de siempre, Pepsi, por cerca de 1.5 millones de dólares.
Los detenidos son Joya Williams, de 41 años, ejecutiva de Coca-Cola y con domicilio en Norcross, Georgia; Edmund Duhaney, de 43 años y de la ciudad de Decatur, Georgia; e Ibrahim Dimson, de 30 años y con residencia en Nueva York.
Ofrecen fórmula
a rivales
La investigación comenzó cuando ejecutivos de Pepsi recibieron una carta firmada con el nombre de “Dirk”, en la que se ofrecían secretos de Coca-Cola por un precio de 1.5 millones de dólares.
Los ejecutivos contactaron de inmediato a las autoridades de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), quienes se pusieron tras la pista de los supuestos delincuentes haciéndose pasar por ejecutivos de Pepsi interesados en la información.
Las autoridades informaron que cámaras de seguridad de Coca-Cola grabaron cómo Williams guardaba archivos confidenciales en su bolso y cómo se llevaba consigo una muestra de una nueva bebida de la compañía, de la que no se entregó mayor información.
Como parte de la investigación, los agentes del FBI dieron cerca de 30 mil dólares a Dimson a cambio de los documentos y la muestra que Williams supuestamente sustrajo de manera ilegal de las oficinas de Coca-Cola.
Coca-Cola señaló por medio de su presidente ejecutivo, Neville Isdell, su “sincero aprecio” hacia Pepsi por su actitud, al tiempo que el portavoz de Pepsi, Dave DeCecco, dijo: “Hemos hecho lo que cualquier compañía responsable hubiese hecho. La competencia puede ser fiera, pero debe ser justa”.
Coca-Cola se apresuró a decir que los documentos en cuestión no incluían la fórmula de la bebida gaseosa más famosa del mundo, receta que, se dice, es uno de los secretos industriales mejor guardados del mundo.
Aunque hasta ahora han sido varios los intentos por desvelar el secreto de la bebida y muchas sus copias en todo el mundo, la compañía ha dicho que ninguna de las varias fórmulas que circulan es legítima, al tiempo que se asegura que desde su origen se ha mantenido un ingrediente en secreto.
Ingrediente secreto
Se cree que Coca-Cola ha variado su fórmula varias veces desde que se creó a fines del siglo XIX, aunque la empresa sólo admite algunos cambios menores en la receta de la gaseosa, el más famoso de ellos el llevado a cabo en abril de 1985, cuando se ofreció la “nueva” Coca-Cola.
Este episodio ha sido conocido como uno de los mayores errores de promoción jamás cometidos por una empresa, puesto que apenas se supo que Coca-Cola iba a cambiar su fórmula, la compañía recibió una oleada de protestas y clamor público para que mantuviera el sabor tradicional.
El fervor por la Coca-Cola tradicional llegó a tanto que muchas personas se abalanzaron a los supermercados para abastecerse de la bebida antes de que cambiara de sabor.
Finalmente Coca-Cola desistió de su intento por cambiar la composición de su más famosa bebida, y 79 días después de que salió al mercado la “nueva” Coca-Cola se volvió a producir la bebida tradicional con el nombre de “Clásica”.
Para Coca-Cola, este episodio al final se tradujo en una campaña que, aunque funcionó de manera muy distinta a la prevista, sirvió de todas formas como una manera efectiva de llamar la atención sobre su bebida, que en los años previos había perdido terreno a manos de su rival Pepsi.
En las décadas de los 80 y 90 ambas empresas se enfrascaron en una guerra sin cuartel por el dominio del mercado que se conoció como la “Guerra de las colas”.
Pruebas de sabor, la firma y apoyo de estrellas como Michael Jackson y Paula Abdul, premios, promociones y la entrega de mercadería de todo tipo fueron algunas de las estrategias seguidas por las empresas para superar a su rival.