Variedades

Más fácil entender al universo que a las mujeres

* El famoso astrónomo reconoció que sus ambiciones en la vida son precisamente conocer cómo empezó el universo, qué ocurre dentro de los agujeros negros, cómo podrán sobrevivir los seres humanos dentro de 100 años y... llegar a entender a las mujeres

Hong Kong/ EFE
El astrónomo británico Stephen Hawking ha pasado esta semana como una verdadera estrella de rock por Hong Kong, donde ha tenido tiempo para explicar la revisión de su Teoría del Todo y de ironizar sobre el universo, cuyo origen considera más fácil de entender que a las mujeres.
Desde que llegó a la ciudad china, el pasado lunes, Hawking se ha mostrado como un hombre feliz y dechado de optimismo.
Sus ambiciones
El científico explicó a una audiencia enmudecida, de casi 2 mil personas, que se aglomeró para escucharle el jueves en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, que “nos estamos acercando a responder preguntas como ‘¿por qué estamos aquí?’ o ‘¿de dónde venimos?”.
Y allí mismo reconoció que sus ambiciones en la vida son precisamente conocer cómo empezó el universo, qué ocurre dentro de los agujeros negros, cómo podrán sobrevivir los seres humanos dentro de 100 años y... llegar a entender a las mujeres.
Hawking está encantado de estar en Hong Kong, sitio que describió como una ciudad “llena de energía”.
Cosas sólo de Dios
Sin duda un bromista irredento, a Hawking no le ha podido ni la enfermedad de Lou Gehrig, que le tiene confinado en una silla de ruedas desde su juventud, ni la presión divina, ya que relató que el papa Juan Pablo II le pidió una vez que no intentase bucear entre los orígenes de las galaxias, pues eso era sólo una cosa de Dios.
“No me gustó el pensamiento de poder ser entregado a la Inquisición como Galileo”, contó a través de su sintetizador de voz, que se ha convertido en su seña de identidad, incluso dentro de la serie de dibujos animados estadounidense “Los Simpson”.
Entrando ya en materia, el pasado martes, en un pequeño encuentro con la prensa, Hawking lo dijo claramente: “Podremos tener una base permanente en la Luna en 20 años y en Marte en 2046”.
Sin embargo, reconoció que “no encontraremos ningún lugar tan bueno como la Tierra, a menos de que nos marchemos a otro Sistema Solar”.
A pesar de ello, no cabe duda de que a muchos, aquí, les encantaría poder comprar un billete a Marte justo en ese 2046, cuando está previsto que el sistema capitalista de Hong Kong sea abducido totalmente por la República Popular China.
Hawking, que ostenta la cátedra Lucasiana de la universidad británica de Cambridge, y antes dirigió el Instituto Isaac Newton en la misma institución, escribe actualmente un libro de divulgación científica para niños, en colaboración con su hija Lucy, que le acompaña en este viaje.
El célebre astrónomo continuará este fin de semana su viaje por China, y su siguiente escala será Pekín.