Variedades

Niega ser una "cazafortunas"

Mill podría reclamar a McCartney hasta 290 millones de euros, una cuarta parte de la fortuna que se le calcula a su marido

Londres/EFE
La ex modelo Heather Mills, quien anunció su separación tras cuatro años de matrimonio del músico Paul McCartney, niega ser una "cazafortunas" en un libro de próxima publicación, según informó el vespertino "Evening Standar".
Mills, de 38 años, adelantó a este periódico parte del libro que sale a la veta dentro de una semana, donde afirma que ese tipo de acusaciones son más devastadoras que el hecho de haber perdido una de sus piernas en un accidente.
Asimismo, no niega que tiene problemas para entenderse con la gente, y confiesa que con frecuencia se siente frustrada e impaciente.
El libro, titulado "Life Balance" y perteneciente al género de autoayuda, contiene anécdotas personales y su autora elogia los aspectos positivos de sus cuatro años de matrimonio, "sincero y amoroso", con el ex "beatle", de 63 años.
"Me trataron de cazafortunas, y decidí cerrar la boca y no decir nada", escribe la todavía esposa de Sir Paul McCartney, quien agrega que "mirando hacia atrás, creo que aquello fue una equivocación".
Separación puede valer 290 millones
Según miembros del círculo de amigos de la pareja, un factor desencadenante de la ruptura fue el hecho de que Mills no se resignara a su papel de esposa y madre, sino que permanente quería "dar rienda suelta a sus ambiciones al margen del matrimonio".
La pareja no firmó un acuerdo prenupcial, porque ambos insistieron en su día que estaban demasiado enamorados como para hacer esas cosas, lo que, según los abogados, podría salirle ahora caro al ex "beatle".
Expertos legales consultados por la prensa británica opinan que Heather Mill podría reclamar a McCartney hasta 200 millones de libras (unos 290 millones de euros), una cuarta parte de la fortuna que se le calcula a su marido.
Harto de rabietas
Otras personas próximas a la pareja dijeron al diario que McCartney estaba harto de las rabietas constantes de su esposa, que le acusaba una y otra vez de ser un despreocupado, de falta de estilo y de estar celosa de su fama.
Según otra fuente, Mills estaba además furiosa por la decisión de su esposo de embarcarse en una nueva gira artística, porque temía que el ex "beatle" volviese a las andadas, y en consecuencia se negó a acompañarle en el viaje junto con la hija habida en su corto matrimonio, Beatrice, de sólo dos años de edad.
"Heather se negó a reunirse con él muchas veces...lo que le obligaba (a Paul) a recorrer miles de kilómetros para poder ver a Beatrice", dijo la misma fuente, según la cual las riñas de la pareja eran cada vez más frecuentes.